Adriana Jiménez se adjudicó el subcampeonato en los clavados de altura dentro de los Campeonatos Mundiales de Natación FINA 2017, celebrados en Budapest, Hungría, y se convirtió en la primera mexicana conseguirlo desde la plataforma de 20 metros.

Con una calificación de 308.90 unidades, Jiménez obtuvo la presea de plata, histórica en la modalidad para México. EL oro fue para la australiana Rhiannan Iffland con 320.70 de calificación. El bronce fue conseguido por la bielorrusa Yana Nestsiarava con un acumulado de 303.90. 

En abril pasado, la clavadista mexicana ya había conseguido otro resultado histórico, cuando ganó medalla de oro en la Copa del Mundo de Clavados, celebrado en Portugal. En la competición, dejó atrás a Iffland que consiguió plata y a Nestsiarava con el bronce. 

Las tres competidoras han sido en las dos justas las más destacadas de la plataforma de 20 metros. No obstante, la mexicana se había quedado cerca de conseguir medalla en la Copa del Mundo de Cozumel en 2015 y en los mundiales FINA de Kazán en ese mismo año.