El expresidente Felipe Calderón ya está preparando un Plan B en caso de que no prospere la formación de su partido político: su propia cadena de churros. Y para ello colocó un stand de contratación frente a la que sería su competencia.