Luego de que sectores de la oposición celebraron la condena contra la vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner y pidieron un proceso similar en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se dijo tranquilo sobre la posibilidad de que se busque encarcelarlo cuando deje la Presidencia de la República en 2024.

“Acerca de lo que me pueda pasar a mí, ya me lo hicieron, no tengo nada de qué avergonzarme y estoy acostumbrado a enfrentar a mis adversarios. Si quieren meterme a la cárcel cuando termine, ya saben dónde voy a estar”, respondió tras ser cuestionado en su conferencia matutina respecto a los comentarios de la oposición.

Incluso recomendó a la oposición “que se preparen también. Ahí voy a estar, no me voy a ir. Para lo que voy a hacer cuando me jubile, que va a ser leer y escribir, pues también en la cárcel se puede leer y escribir”. Esto al recordar que la senadora panista y aspirante presidencial Lilly Téllez ha prometido encarcelarlo si gana la elección de 2024.

Insistiendo en que no tiene razones para avergonzarse, el primer mandatario también argumentó que “se padece, se sufre cuando se va a la cárcel por un problema de conciencia, cuando uno hizo un mal. Yo creo que esa es la peor cárcel, pero cuando uno tiene su conciencia tranquila, no importa. Diría yo que la cárcel, a veces, hasta protege”.

Esto al poner como ejemplo el caso de los dirigentes del movimiento estudiantil del 68 que se salvaron de la masacre por estar encarcelados. Así como consideró que si el dirigente priista Carlos Madrazo, padre de Roberto Madrazo, hubiera estado preso “no hay el bombazo que destruyó el avión en el que viajaba”.