Este jueves, un juez federal admitió a trámite el amparo presentado contra el convenio que el gobierno federal firmó con la República de Cuba para contratar a médicos de dicho país y traerlos a México para brindar sus servicios a la población mexicana.

Se trata del juez Segundo de Distrito en materia de Amparo Civil, Administrativa y de Trabajo de Puebla, José Luis Evaristo Villegas, quien admitió la demanda presentada por un ciudadano mexicano.

En su demanda, el ciudadano afirmó que las autoridades mexicanas no han verificado la calidad de los médicos cubanos que llegarán a México ni se han homologado sus estudios conforme a las leyes aplicables en la materia.

El juez negó la suspensión provisional solicitada por el quejoso porque afirmó que hasta el momento no se advierte que el convenio suscrito por el gobierno federal no contraviene disposiciones de orden público.

“Los actos futuros de realización incierta, tanto en su ejecución como en sus efectos, no son susceptibles de servir como materia a la medida cautelar; sólo procede ésta si se tiene certidumbre acerca de su realización por tratarse de actos inminentes”, manifestó Evaristo Villegas.

En este contexto, será hasta el próximo primero de junio cuando el juez decida si concede o no la suspensión definitiva, tras revisar los informes previos que envíe el Gobierno federal.

Puedes leer: Jueza otorga amparo a César Horacio Duarte contra nuevas órdenes de aprehensión

Y es que desde que el mandatario federal informó sobre la contratación de médicos cubanos ante el “déficit de especialistas” en el país, las críticas por parte de opositores, académicos y personal de salud nacional no han dejado de llover.

Sin embargo, no fue hasta el pasado 21 de mayo que el presidente López Obrador defendió su estrategia durante su conferencia de prensa desde el estado de Sonora.

Según el mandatario federal, ante la noticia se ha iniciado una polémica en el sector conservador sin tener en cuenta que “primero se contratará” a los profesionales de la salud nacionales, por lo que aprovechó su mañanera para mandar “al carajo” a quienes lo critican.