En 10 días, el secretario de Desarrollo Sustentable, Manuel Vital, detallará la reglamentación para la implementación del “No Circula”, ante la entrada en vigor del nuevo Programa de Respuesta a Contingencias Atmosféricas. Sin embargo, esta restricción se aplicará sólo cuando los contaminantes que originen la contingencia ambiental estén relacionados con los autos tales como el ozono y las partículas PM 2.5. Se exceptúan los vehículos de servicio público, de emergencias, eléctricos, híbridos y de gas natural.

“Se contempla la limitación del uso de autos particulares. Ahorita no se va aplicar una sanción hasta que no tengamos ya homologados los criterios y es en lo que vamos a trabajar en las próximas semanas”, dijo Vital en rueda de prensa el 19 de febrero.

La única acción que se vislumbra con la Iniciativa Privada es un pacto por la calidad del aire con cámaras empresariales, sociedad civil y los tres niveles de Gobierno.

¿Qué pasa entonces con las principales fuentes contaminantes en la Zona Metropolitana de Monterrey (ZMM)? Estudios, diputados y especialistas aseguran que la medida de limitar la circulación de los autos en días de contingencia ambiental es obsoleta, pues el Gobierno de Nuevo León tendría que actuar contra las empresas que contaminan como Alcali, Daltile, Ternium y Protexa.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) tampoco contemplan a las compañías.

El Análisis de la contaminación por PM 2.5 del Centro Mario Molina sostiene que la industria es la principal fuente de contaminación, pero además señala que tendrían que ser reubicadas de la ZMM.

+6 mil

toneladas al año de PM 2.5 generan las fuentes fijas

“Las fuentes fijas son responsables de 95 por ciento de las emisiones SO2 y 64 por ciento de las emisiones de PM 2.5. Las fuentes de emisión más representativas son el sector de petróleo y petroquímica y la industria química, las cuales, en conjunto, representan 71 por ciento de la emisión de SO2. Las emisiones totales de PM2.5 superan las 6 mil 900 toneladas al año”, menciona la investigación.

Refuta Nava no ir por empresas

El diputado del Partido Acción Nacional (PAN), Jesús Nava, refutó que el secretario de Desarrollo Sustentable se concentre en los vehículos cuando existen empresas que ni siquiera serán vigiladas.

“No podemos empezar con el ‘Hoy no circula’ en días de alerta o de contingencia ambiental cuando ni siquiera tenemos acciones directas hacia la industria, hacia los ‘peces gordos’, no hacia el automovilista”, mencionó el presidente de la Comisión de Desarrollo Metropolitano.

El diputado enlistó a algunas compañías conocidas por los efectos que ocasionan en el medio ambiente.

“Por qué iniciamos con los automovilistas, con los ciudadanos, y no con los que en verdad están contaminando. Hablo de Pemex, Alcali, de Daltile, de Ternium, de Protexa, de reacciones químicas, de pedreras, en donde debe sí o sí, en días de alerta ambiental, disminuir sus procesos de producción que generan emisiones contaminantes y que nos muestren mediante bitácoras que en realidad disminuyeron sus procesos de producción en la alerta ambiental”, cuestionó.

Obsoleto ‘No Circula’ para contingencia ambiental

El presidente del Comité Ecológico Pro Bienestar, Guillermo Martínez Berlanga, calificó al programa “No Circula” como obsoleto e inviable porque podría contaminar aún más la ZMM.

“Si lo que quieren es eliminar la contaminación que agarren a los 300 mil autos viejos y que los retiren, y esos son datos del Instituto de Control Vehicular, no lo digo yo. En lugar de tener autos eléctricos, se van con una media obsoleta”, criticó.

El ecologista señala que se tendría que invertir en la plantación de árboles, pues hay un déficit de áreas verdes en la ZMM.

“Se tienen que aumentar las áreas verdes, no podemos vivir sin pulmones urbanos. Tienen un déficit de mil 700 hectáreas de parques públicos gratuitos y de áreas verdes y de un millón de árboles”, expresó Martínez Berlanga.

También puedes leer: Nuevo León enfermo por contaminación