Ante el rechazo de algunos asistentes a la marcha Vibra México, la activista Isabel Miranda de Wallace huyó y se refugió en un Sanborns. 

El personal de la activista pidió permiso para resguardarse en un bar de la cadena de restaurantes en Paseo de la Reforma. 

Los responsables del establecimiento dejaron ingresar a la activista. Al sitio llegaron jóvenes con cámaras que seguían a la presidenta de la organización Alto al Secuestro.

 

 

 

Más tarde, a través de cuenta de Twitter, Miranda dijo que se retiró de la marcha por motivos de seguridad y no por las protestas, pues se detectó a un hombre armado vestido de mujer cerca de ella en el Ángel.

“Salí del evento NO por los gritos, salí porque había una hombre disfrazado de mujer armado muy cerca de mí y me retiraron por motivos de seg”, publicó en su cuenta @wallaceisabel.

La presidenta de la asociación Alto al Secuestro convocó a una marcha este domingo, de forma paralela al movimiento vibra México, convocado por universidades y organizaciones de la sociedad civil.

Relacionado: La lucha por las calles

Tras hacer la convocatoria surgieron diferencias por los motivos para convocar a la marcha, siendo la unidad por México y el rechazo a las políticas de Trump el único punto en común.

Miranda de Wallace partió en un contingente del Hemiciclo a Juárez hacia el Ángel de la Independencia, donde coincidió con los participantes de la marcha Vibra México, proveniente del Auditorio Nacional.

Relacionado: Marchan miles por México