¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
doPlay

ELECCIONES2018

Voto evangélico dividido

Mariana Recamier

Las diferentes iglesias evangélicas en México no votarán de forma corporativa por el aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador ni tampoco todas se sienten representadas por el Partido Encuentro Social, el polémico aliado de Morena


Jun 8, 2018

La religión ha cobrado más importancia en estas campañas electorales a comparación de años anteriores. El Partido Encuentro Social (PES), una institución política fundada por un pastor evangélico, y las declaraciones de los candidatos sobre sus creencias religiosas, han pasado a formar una parte fundamental de las elecciones presidenciales del próximo 1 de julio. 

En este contexto, el voto de las personas evangélicas es importante porque son el segundo grupo religioso más numeroso en México, sólo después de los católicos. Ocho millones de mexicanos forman parte de la población protestante/evangélica, de acuerdo al último Censo de Población y Vivienda del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

Sin embargo, Elio Masferrer, profesor emérito de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), especializado en antropología de las religiones, sostiene que alrededor de 25 millones de personas en México son evangélicas.

Los evangélicos son el segundo grupo religioso másnumeroso en México, sólo después de los católicos

No se puede hablar en términos generales de las preferencias políticas de este sector de la población debido a la cantidad de creyentes y las diferentes denominaciones que pertenecen a este religión. Es por eso que el voto de las iglesias evangélicas mexicanas está dividido, de acuerdo a especialistas y ministros de culto. 

No todas las personas que comparten estas creencias votarán por el PES y por lo tanto tampoco por su representante Andrés Manuel López Obrador. Esto se debe a que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia no defiende los valores del Evangelio, según pastores entrevistados. 

“La izquierda o lo que representa López Obrador es lo que más se ha distanciado de los valores que deberían tener nuestros gobernantes. López Obrador representa lo que nos va a llevar más lejos de los valores que deberían de existir, es decir, va a apoyar el aborto y la homosexualidad”

- Nathan Díaz Harris

Pastor de la Iglesia Evangélica de Cuajimalpa

Por otra parte,  uno de los fenómenos políticos que ocasionará la participación más activa de evangélicos en estas elecciones es la pérdida del voto duro del PRI. Los grupos religiosos que históricamente habían votado por el partido que ahora representa José Antonio Meade buscarán otras opciones.  

“Va a ver una pérdida del voto duro del PRI. Anteriormente los evangélicos, tanto los históricos como los mormones, adventistas, pentecostales clásicos y los neopentecostales, apoyaban al PRI como voto duro, entonces lo que implica la aparición del PES como partido y de los evangélicos con candidatos propios es que el PRI está perdiendo votos y eso se ve reflejado en las encuestas”, explica Masferrer. 

El voto evangélico está dividido porque los diferentes grupos y denominaciones de iglesias evangélicas mexicanas tienen prioridades y misiones distintas.

Mientras algunas agrupaciones consideran que los temas morales como la defensa de la familia y la vida son los más importantes, otros opinan que los temas relacionados con la economía son primordiales.

Masferrer menciona que para entender el voto evangélico se tienen que comprender las diferentes denominaciones que pertenecen a esta religión.

El especialista en religiones explica que los protestantes históricos, entre los que se incluyen los presbiterianos, bautistas, metodistas y nazarenos, son un grupo de evangélicos que tienen una tradición de votos por el PRI, pero actualmente otorgan su apoyo a otros partidos. 

“Los protestantes históricos son alrededor de dos millones de personas que habitualmente votaban por el PRI y muchos de ellos van a seguir votando por ese partido, pero un sector se pasó a votar por el PAN cuando Fox fue candidato… Se configuró un grupo de esos históricos que se llamaba Evangélicos por Fox y luego pasaron a votar por el PRD y después por Morena”, describe el académico. 

El profesor emérito agrega que un grupo significativo de protestantes históricos que dejó de votar por el PRI vivió los cambios de 1968, la represión y la crisis de los partidos. En la actualidad, esas personas que tienen 50 o 60 años votan consistentemente por la izquierda. 

Otro segmento de los evangélicos son  los pentecostales. Las personas que se identifican con esta denominación religiosa son 20 millones y tienen 3 mil 500 iglesias en el país.  Estos están divididos entre neopentecostales y pentecostales clásicos.

Los pentecostales antes apoyaban al PRI, pero muchos decidieron apoyar a la izquierda cuando este partido se alió con la Iglesia Católica. 

“Los neopentecostales apoyaban al PRI, pero han dejado de apoyar a este partido porque cuestionan su comportamiento moral: corrupción, inseguridad. Esos son los que ahora apoyan al PAN y otros apoyan a Andrés Manuel”, comenta el especialista. 

Masferrer agrega que los neopentecostales hacen énfasis en la autonomía de la persona y entonces no es tan fácil que se muevan en un “comportamiento clientelar” como lo han hecho los evangélicos históricos, quienes de acuerdo al especialista han sido beneficiados históricamente por el PRI.  

“Lo que hay que entender es que los neopentecostales están afectados notoriamente por la situación económica, la inseguridad y la corrupción porque es la gente que vive en barrios populares, barrios muchas veces abandonados que no tienen servicios”, expone el especialista en antropología de las religiones. 

Piden presidente con valores evangélicos

Nathan Díaz Harris es un pastor de la Iglesia Evangélica de Cuajimalpa. Profesa y promueve la palabra del Evangelio. En su iglesia se congregan hasta 200 personas y muchas de ellas también toman clases de música en este espacio. 

La Iglesia Evangélica de Cuajimalpa comenzó gracias a los esfuerzos de su padre en 2003 y pertenece a una denominación que se llama Hermanos Libres, un grupo de iglesias autónomas que no tienen ninguna central o matriz que supervise a las demás.

Una de las características más importantes que buscan los evangélicos en un candidato presidencial es que comparta sus principios morales, pues para ellos todo está centrado en qué es el evangelio y cómo éste afecta sus vidas

El pastor afirma que la red de la que forma parte coincide en doctrina con algunas denominaciones bautistas y presbiterianas. 

“Nosotros buscamos principalmente impactar la comunidad a partir de la predicación de la palabra de Dios, de la predicación expositiva de la Biblia, todo está centrado en qué es el evangelio y cómo el evangelio afecta nuestras vidas”, describe el pastor. 

Ante el panorama electoral, Díaz Harris asegura que  a los evangélicos cada vez les preocupa más cómo se hacen las leyes en México y cómo éstas pueden o no coincidir con sus valores morales

“Una de las preocupaciones en nuestra iglesia es qué tipo de leyes están aprobando que afirman lo que nosotros creemos. Nos preocupa que los que gobiernan nuestro país o nuestra ciudad aprueben legislaciones que apoyan el aborto, es decir, creemos que es una vida y es asesinato”, argumenta el pastor.

El joven agrega que también busca que los gobiernos no apoyen el matrimonio igualitario. Explica que la Biblia afirma que el matrimonio es entre un hombre y una mujer y que ese es el diseño de Dios y cualquier otra cosa es una distorsión de ese diseño.

“Esos son temas muy controvertidos y son los asuntos que los políticos tienen que contestar, para mí esas son cuestiones que influencian mi voto”, asegura el pastor. 

Para Díaz Harris, los políticos tienen la presión de agradar a todos, entonces es muy difícil que tengan una postura acorde a las ideas de los cristianos evangélicos.  No obstante, afirma que hay candidatos que no son evangélicos, pero reflejan los valores de esta religión

En este sentido, el pastor considera que López Obrador es quien más se ha distanciado de los valores que él considera deberían tener los gobernantes mexicanos. 

“López Obrador representa lo que nos va a llevar más lejos de los valores que deberían de existir en un presidente porque yo creo que sería quien más apoyaría el aborto, la homosexualidad y ese tipo de cosas”, asegura el pastor. 

El pastor menciona esto porque cree que la izquierda mexicana históricamente ha apoyado legislaciones a favor de los derechos de los homosexuales y los derechos reproductivos. López Obrador aprobó leyes de este tipo en Ciudad de México, entonces afirma que si este candidato se convierte en presidente el gobierno se dirigiría al “liberalismo moral”.

En cambio, Díaz Harris señala que el PAN y el PRI han tenido ideas más acordes al pensamiento de los evangélicos a lo largo de su historia. No obstante, comenta que los candidatos de estos dos partidos no han mostrado posturas claras sobre los temas morales que interesan a la iglesia evangélica. En ese sentido, el pastor dice que siempre invita a los creyentes a apoyar a los candidatos que están más cercanos al Evangelio.

“Nosotros nunca apoyamos a ningún candidato ni a ningún partido, pero siempre hemos animado a la gente a que vaya más allá de un beneficio temporal, es decir, que no vean quién los va a beneficiar económicamente o dar despensas, sino que vean quién refleja valores bíblicos. Sí invitamos a la gente a que ponga atención a los debates y que estén muy atentos cuando surge un problema moral, ético”, revela el pastor. 

Distintas preocupaciones

En México hay diversas posturas evangélicas. Mientras algunos le dan prioridad a los valores,  hay iglesias que han elegido enfatizar temas relacionados con la justicia social o el desarrollo económico.

“Nosotros tratamos de enseñar que los temas morales son más importantes que los económicos. Aunque yo quiero que México prospere económicamente no creo que eso sea lo más importante, la educación en nuestro país tampoco creo que sea lo más importante. Hay temas de fondo que afectan nuestro país y empiezan con nuestro carácter, con nuestra manera de comportarnos, con nuestra moralidad”, argumenta el pastor Díaz Harris. 

En ese sentido, el religioso tampoco se siente representado por el PES porque está apoyando a López Obrador, a quien califica como un candidato contrario a los valores morales de la iglesia evangélica. 

Mientras algunas iglesias dan prioridad a temas como la ética y la moral, hay otras que se enfocan en cuestiones como el desarrollo económico o la justicia social

“El PES ha buscado lo que les conviene como partido, antes que los valores que tienen como cristianos. Supuestamente es un partido cristiano, pero creo que ahora no están reflejando esos valores, incluso ya dijeron que están a favor del matrimonio igualitario, entonces no sé cuál es la diferencia entre ellos y cualquier otro partido”, afirma el pastor. 

Otros ministros de culto de la religión evangélica en Ciudad de México comparten la postura de Díaz Harris. Jesús Rodríguez Ortiz, pastor de Doxa, Iglesia Cristiana denuncia que los diferentes grupos evangélicos fueron ignorados durante la campaña electoral y que ningún candidato representa sus valores. 

“En la cuestión de valores no ubico a un candidato presidencial con el que pueda compartir valores hablando de temas controversiales como el aborto y el matrimonio homosexual. Son temas que para los evangélicos son importantes debido a nuestra ideología basada en la biblia. No me he sentido representado por ningún candidato”, dice el pastor de la iglesia que pertenece a la denominación Iglesia Evangélica Libre de América (EFCA, por sus siglas en inglés) y la organización Hechos 29. 

El pastor de Doxa agrega que tiene muchas dudas respecto al PES. Opina que este partido genera desconfianza en muchos evangélicos porque éstos creen que el grupo político no representa genuinamente a sus iglesias. 

Grupos evangélicos han acusado a los distintos partidos de haberlos ignorado durante la campaña y de no sentirse representados por ningún candidato

“Para muchos cristianos genera más desconfianza que necesariamente una representación genuina. Los candidatos que han propuesto creo que no representan al evangelicalismo en su totalidad”, concluye Rodríguez Ortiz. 

Voto corporativo

Aunque es difícil hablar de un voto evangélico, los especialistas aseguran que se podrían dar votos corporativos, es decir, que todos los integrantes de una iglesia apoyaran al mismo candidato o partido. Este fenómeno puede ser propiciado por los pastores o por la simple interacción entre los creyentes.

No cabe duda de que existe un liderazgo por parte de las iglesias que puede influir en algunos electores, sin embargo en este momento no están en condiciones de organizar un voto masivo por un partido o candidato

“Hay un liderazgo de las iglesias y ese liderazgo no está en condiciones de definir un voto corporativo de los evangélicos, pero los evangélicos como ciudadanos sí tienen un nivel de liberación. Se reúnen una vez a la semana por cuestiones de la iglesia, pero evidentemente también ven cuestiones de la realidad nacional”, explica Masferrer.

En el mismo sentido, Bernardo Barranco, sociólogo especializado en creencias religiosas, menciona que en algunas iglesias sí podría darse el fenómeno del voto corporativo, es decir, que gran parte de la iglesia llegara a votar por un candidato o por un partido, pero, aclara el especialista, que este fenómeno no está comprobado.

“Hay elementos lo suficientemente sólidos para sospechar que podría darse un voto corporativo en algunas iglesias que apoyan al PES, pero hasta el momento no hay estudios de caso que nos puedan determinar que esto sea real”

- Bernardo Barranco

Sociólogo especializado en creencias religiosas

Barranco ejemplifica este fenómeno a través de una de sus investigaciones. Él hizo un estudio sobre las preferencias electorales en la colonia La Hermosa Provincia, en Guadalajara, Jalisco.

En esta zona residen principalmente personas que pertenecen a La Luz del Mundo, una religión integrada por 300 mil integrantes, de acuerdo al Inegi.

El sociólogo identificó que en ese sector de la sociedad tapatía las casillas registraban un voto corporativo por el PRI, pero actualmente el apoyo está dirigido a Movimiento Ciudadano. Él logró identificar que en este lugar del país la religión parecía una característica que definía el voto.


Notas relacionadas

Oct 22, 2018
Lectura 5 min

Oct 19, 2018
Lectura 2 min

ELECCIONES2018

PAN le quita al PRI alcaldía de Monterrey

Jesús Padilla


Oct 19, 2018 Lectura 2 min

Oct 15, 2018
Lectura 6 min

ELECCIONES2018

¿Informe o anuncio?

Jesús Padilla


Oct 15, 2018 Lectura 6 min

Oct 11, 2018
Lectura 3 min

Comentarios