Organizaciones sociales de la Ciudad de México (CDMX), denunciaron durante el aniversario de los sismos de 1985, 2017 y el día que un tercer terremoto sacudió a la capital del país en 19 de septiembre, que no existe un plan emergente de atención a viviendas de alto riesgo.

De acuerdo con los integrantes del Movimiento Urbano Popular de la Ciudad de México existen en la capital del país alrededor de mil viviendas catalogadas como de alto riesgo y no existe ningún proyecto de las autoridades para atenderlas.

Las organizaciones revelaron que además de los inmuebles de alto riesgo cerca del 44.2 por ciento de las viviendas construidas presentan algún tipo de deformaciones, filtraciones o agrietamientos.

El 40.8 por ciento presenta filtraciones o cuarteaduras, el 16.2 por ciento grietas y fracturas, daños que además de comprometer la salud de quienes en ellas habitan, atentan de manera directa contra su vida.

Te sugerimos: Reconstrucción de viviendas, ‘en la recta final’

“Es por ello por lo que en el marco de la conmemoración de esta fatídica fecha buscamos hacer visible el riesgo latente en el que por décadas han venido habitando cientos de familias capitalinas y la imperativa necesidad de incrementar los presupuestos anuales para financiamiento de vivienda nueva”, denunciaron.

El Movimiento Urbano Popular pidió a las autoridades capitalinas la instrumentación y aplicación de un plan emergente de atención a las viviendas catalogadas de alto riesgo.

También, incrementar el presupuesto anual para la construcción de vivienda de interés social nueva y la atención y desahogo de la agenda de Predios para expropiación.