Reporte Indigo

VITAE, el grupo anti aborto del Tec de Monterrey; institución se pronuncia tras polémica

Después de la creación de un grupo estudiantil anti aborto llamado VITAE en el Tecnológico de Monterrey, la polémica no se hizo esperar por lo que la institución educativa se pronunció al respecto por medio de un comunicado.

Y es que fue el pasado 3 de septiembre cuando nació en el Tec de Monterrey se creó un grupo denominado VITAE que, entre sus objetivos, está promover la vida humana desde la fecundación hasta la muerte.

Lo anterior generó una fuerte polémica, pues la propia institución señaló que someterá a revisión la visión y misión de sus integrantes después que muchos acusaran a dicho grupo de ser provida y antiderechos.

La propia comunidad estudiantil solicitó previamente una postura al respecto o que cancele la creación de este grupo. Sin embargo, la institución se limitó a recordar que la riqueza de la comunidad estudiantil reside en su diversidad y en su capacidad de convivir.

En un comunicado emitido en sus redes sociales, la universidad aseguró este lunes que, si bien siempre han sido promotores de la dignidad humana y el respeto a los derechos humanos, se revisará la creación del grupo.

“Reconocemos que necesitamos seguir fortaleciendo y corrigiendo el proceso de adscripción de grupos estudiantiles. Al igual que lo hacemos con todos los grupos estudiantiles, en el caso de VITAE, estaremos realizando una revisión a su misión, visión y plan de trabajo, asi como la congruencia entre su propuesta de valor y voces públicas”, se lee en el comunicado.

La respuesta del Tec causó diversas reacciones en Twitter, pues algunos usuarios consideraron que este tipo de expresiones no deben tener lugar en la institución.

Actualmente, VITAE es un grupo estudiantil que se define como antiaborto y en contra de “la ideología de género”.

En ese sentido, ha generado una serie de críticas y denuncias por parte de colectivos feministas del campus en contra de la institución educativa al intentar impulsar temas de educación sexual y aborto desde su perspectiva.

Puedes leer: Finis vitae sed non amoris

Exit mobile version