La pandemia de COVID-19 y el confinamiento han visibilizado un problema de protección civil y de espacio público desatendido por las autoridades: las llamadas “telarañas” de cables.

La Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano (FRRPU) señala que la pandemia permitió a los habitantes de la ciudad notar más los problemas que los rodean.

Tan solo en el último año recibió más de 100 denuncias de “telarañas” en los postes de luz, es decir, acumulaciones de cables en los postes de luz provocadas por conexiones ilegales a la corriente eléctrica y, principalmente, por las empresas de telecomunicaciones.

La organización urge a las autoridades locales a regular esta problemática que, además de contaminar, es un riesgo de protección civil porque el peso de los cables pueden colapsar los postes.

La FRRPU llama al Legislativo capitalino a apresurar los trabajos para la creación de una Ley del Espacio Público, la cual está pendiente desde el año 2020.

Los riesgos de las telarañas de cables

La falta de regulación y de supervisión en la colocación de cableado en la capital no es nueva, dice Jorge Carlos Negrete Vázquez, presidente de la FRRPU.

“La problemática es viejísima, pero a raíz de la pandemia y del confinamiento, la ciudadanía empezó a notar cuestiones que no veía antes, por ejemplo, estos cableados en todos lados”, explica.

Negrete Vázquez detalla que las 100 denuncias recibidas por la organización no son exclusivas de una zona de la metrópoli y el problema se presenta en toda la capital.

La situación es un problema de espacio público, de protección civil y de salud.

100

quejas por la saturación de cables en postes de luz ha recibido la FRRPU en el último año

En cuanto al primero afirma que empresas de telefonía o televisión de paga colocan cables para hacer conexiones domésticas y dejan los excedentes aumentando el peso y creando una mala imagen.

“No solamente estamos inmersos en el problema de publicidad exterior, tenemos que convivir con esta gran cantidad de basura visual de los postes, no debería permitirse a las empresas que dejen estos excedentes (…) no solo sucede en zonas marginadas, también podemos verlo en Polanco, Bosques de las Lomas, en la Condesa”, señala.

Además provoca un deterioro del paisaje urbano, así como una imagen de descuido y olvido que podría derivar en situaciones de delincuencia. Se puede interpretar como que las autoridades no prestan atención a las zonas donde se presenta la situación y convertirse en puntos rojos de comisión de delitos, dice.

Por otra parte, es una problemática de salud porque convivir con un paisaje urbano con contaminación visual genera estrés. “Salir de tu domicilio y ver un entorno sucio, contaminado, genera estrés y es una problemática de salud”.

Mientras que es un peligro por la carga que soportan los postes y caída que hay ante lluvias. “Es una carga adicional a la que los postes pueden soportar y eso los hace propensos a colapsar”, afirma.

Regulación federal débil

Los Lineamientos Técnicos y Administrativos para la Instalación de Redes de Telecomunicaciones en la Infraestructura de Distribución de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) regulan la colocación de postes de luz y de cableado.

El documento indica que los cables de telecomunicaciones o de tensión eléctrica baja deben estar colocados en a una altura de 4.6 metros del piso, con una separación de 30 centímetros con los de tensión media, mientras que los de alta tensión deben tener una separación de un metro de los dos anteriores.

Lo anterior significa que cada cable debe tener al menos una separación de 30 centímetros y no sobreponerse.

No obstante, señala Negrete Vázquez, la CFE no sanciona ni supervisa el cumplimiento de estos lineamientos y a nivel local ninguna autoridad se encarga de eso.

Por lo regular en la capital los cables están encimados y no respetan la separación estipulada en los lineamientos.

“Hemos tratado de tener acercamientos y canalizar las quejas con el Instituto de Verificación Administrativa (INVEA) y con las alcaldías pero nos dicen que es cuestión de CFE y a nivel federal simplemente son omisos”, declara.

A nivel local, tampoco hay alguna norma ni una autoridad facultada para la supervisión de este tema.

Ley urgente

Se requiere que el Congreso de la Ciudad de México emita una regulación integral del espacio público que norme la colocación y supervisión del cableado en los postes de luz, dice Carlos Negrete Vázquez, presidente de la FRRPU.

“Qué materiales deben ser, qué hacer con el excedente. En general que regule los espacios que son de todos”, menciona.

Miguel Ilitzky, arquitecto y colaborador de la asociación, señala que hace falta una normatividad que regule el espacio público y que armonice tanto su diseño como los elementos de infraestructura.


Es un problema creciente y que rompe totalmente con el diseño arquitectónico de las fachadas de muchos edificios de la capital, especialmente los históricos

Miguel Ilitzky

Arquitecto y colaborador de FRRPU

En mayo de 2020, se presentó en el Congreso de la Ciudad de México una iniciativa de Ley del Espacio Público propuesta por la legisladora panista Gabriela Salido Magos, cuya intención es regular todos los aspectos del espacio público de manera interinstitucional.

Se preveía que dicho marco legal se aprobara en 2020, pero hasta el momento sigue en proceso de dictaminación en la Comisión de Espacio Público del Congreso.

También puedes leer: Regular el desorden del espacio público de la CDMX