A pesar de la contingencia sanitaria, la violencia no da tregua. Los asesinatos en México son una epidemia que se padece desde hace varios sexenios y la estrategia emprendida por el gobierno en turno tampoco la contiene.

Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) revelan que durante el primer trimestre de 2020 hubo 8 mil 585 víctimas de homicidio doloso en todo el territorio nacional; es decir, 95 asesinatos cada día en promedio.

El periodo de enero a marzo del año es uno de los más violentos desde que la autoridad elabora reportes de incidencia delictiva y supera a los registros oficiales de víctimas desde el 2015.

En la conferencia matutina del viernes, Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), presentó un informe en el que afirmó que la estrategia “está en la línea de contención” y que los índices delictivos van a la baja.

Pese a que el funcionario destacó que ilícitos como el robo de vehículo, a casa habitación y a transeúnte disminuyeron, las ejecuciones son un flagelo que sigue al alza.


Alfonso Durazo presentó un informe en el que afirmó que la estrategia ‘está en la línea de contención’ y que los índices de delitos como el robo van a la baja

Las declaraciones de Durazo Montaño se dieron a unos días de que se registrara uno de los episodios con mayor violencia en la historia reciente del país. El lunes 20 de abril Se cometieron 114 homicidios dolosos, cifra record de asesinatos en un día en lo que va de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Un día antes, el domingo 19 de abril, hubo 105 víctimas de asesinato.

Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), admitió que aún con los esfuerzos del Gabinete de Seguridad los índices delictivos no bajan.

“Efectivamente no ha avanzado, no ha disminuido el tema de la violencia y de los homicidios en el caso de la delincuencia y es muy lamentable. Es una tarea en donde no hemos podido, el comité o la comisión de seguridad, en la reunión de seguridad, no se ha podido bajar la delincuencia”, dijo la secretaria.

Las responsabilidades del Gobierno federal

Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), considera un error el hecho de que Alfonso Durazo muestre la disminución de robos como un logro, asegura que esa es una tendencia favorable que debe atribuirse a los gobiernos locales.

Además, indica que la reducción de robos se debe también a que la ciudadanía se encuentra en resguardo desde hace más de un mes por la cuarentena recomendada por la Secretaría de Salud federal para evitar el contagio de Covid-19.

“Un aspecto porque han bajado los robos es porque no hay gente en las calles. Vemos que la movilidad de las personas ha estado restringida; al no salir a las calles es normal que haya menos asaltos, y al haber más personas en sus hogares hay menos robo a casa habitación”, afirma.

El especialista en materia de seguridad agrega que hay otros ilícitos como el secuestro o la extorsión que se incrementaron y el responsable es el Gobierno federal.

“Hemos visto que el secuestro aumentó, se debió a que recortaron el dinero para combatirlo; tuvieron desarticulada a la Coordinación Nacional Antisecuestro (Conase), subió porque tomaron malas decisiones”, comenta Rivas.

De acuerdo con los datos abiertos del SESNSP, de 2018 a 2019 las víctimas de secuestro se incrementaron en un cuatro por ciento al pasar de mil 559 a mil 619.

El año pasado fue el segundo con más casos desde 1997 –año en que la autoridad comenzó a informar las estadísticas de la incidencia delictiva–. Solo es superado por el 2013, cuando hubo mil 688 denuncias por secuestro.

“Con respecto a la extorsión, el año pasado fue el segundo con más casos. Aunque vemos que Michoacán solo reportó cinco, cosa que no es creíble. De registrarse la incidencia correctamente, el 2019 hubiera sido el año más grave en extorsión”, menciona.

En tema de homicidios dolosos, Rivas asegura que el 2020 podría ser el año con más asesinatos, superando a 2019 –periodo en el que hubo 34 mil 608 víctimas– debido a que no hay cambios en las acciones de la autoridad.

El director de ONC añade que uno de los motivos por el ocurre este repunte de violencia es la reducción presupuestal en materia de seguridad por parte del Gobierno federal.


La responsabilidad que le achaco al Gobierno federal es que en 2019 hubo un recorte brutal para prevención del delito, procuración de justicia y combate a la delincuencia organizada; y en 2020 se mantienen esos recortes. 2019 y 2020 son los años con menos dinero destinado a la seguridad en la historia del país, apenas el 0.89 por ciento del Producto Interno Bruto

Francisco Rivas

Director del Observatorio Nacional Ciudadano

Estados con más homicidios y violencia

Guanajuato es el lugar donde más se asesinatos se registraron durante el primer trimestre de 2020, un total de mil 163. En 2019 también encabezó la lista con más víctimas por este delito. Su territorio se encuentra en disputa por organizaciones criminales dedicadas al robo de combustible y al tráfico de drogas, entre otras actividades.

El Estado de México es la segunda entidad con mayor número de homicidios dolosos con 730, le siguen Michoacán con 680 y Chihuahua con 638.

Sobre el caso específico de Guanajuato, Francisco Rivas argumenta que la lucha contra el “huachicol” impulsada por López Obrador al inicio de su gestión generó una descomposición de los grupos criminales, lo que provocó más enfrentamientos entre ellos.

También puedes leer: Violencia intrafamiliar, con el enemigo en casa