La reunión plenaria del PAN, en enero de este 2014, ya los marcó para siempre. Fueron días de comilonas, mariachis, baile y excesos que costaron la cabeza de dos diputados federales.

Así lo describen algunos de esos legisladores panistas que hoy se mantienen temerosos, a la expectativa de que existan más videos comprometedores que terminen de dañar a su partido y al dirigente nacional, Gustavo Madero.

Y es que, la fiesta en la mansión Villa Balboa, no fue la única…

Por esos días, el presidente municipal de Puerto Vallarta, Ramón Demetrio Guerrero Martínez, mejor conocido como “El Mochilas” fungió como el gran anfitrión de los congresistas panistas, quienes, como ya se vio, se despacharon con la cuchara grande.

Un día después de la fiesta con las bailarinas de table dance, “El mochilas” agasajó a los 70 diputados azules con una mariscada que se sirvió en la terraza de un exclusivo hotel de Puerto Vallarta, entre peñascos. 

Hubo música en vivo, y al calor de las copas, “El mochilas” tomó la palabra y se dirigió a sus invitados para reconocer la labor y trayectoria de uno de ellos en especial: Luis Alberto Villareal, a quien le entregó las llaves de la ciudad.

Todo era algarabía. Todos le aplaudían a Villareal, otros se levantaron de sus asientos para felicitarlo. El diputado distinguido se reía, disfrutaba del reconocimiento y se divertía mucho, según recuerdan algunos que se atreven a contar estos episodios desde el anonimato para no ser el blanco de sus propios compañeros.

La mariscada se prolongó con horas y horas de música y baile.  Algunos diputados, incluso ebrios, tomaron el micrófono y se atrevieron a cantar.

“Estos cabrones, después de lo de anoche ya mandaron traer a sus esposas”, comentó uno de los asistentes al observar que algunos legisladores ya se hacían acompañar ese día por sus mujeres  oficiales, como José Alfredo Labastida, a quien incluso lo alcanzaron mujer e hijos en la reunión. También a Juan Carlos Muñoz Márquez, “El castor”.

Fue una jornada intensa, recuerdan algunos. Por esos días también se les publicó en algunos medios que habían alquilado y cerrado para su uso exclusivo “La bodeguita del medio”. Puro jolgorio.

Hoy después del escándalo ocasionado por el video que Reporte Indigo dio a conocer, los diputados federales se comunican cautelosos a través de dos chats distintos.

En uno está el grupo conocido como “Los corderistas”, en el segundo “Los maderistas”… ambos coinciden en preguntar ¿hay más videos?