La autodenominada nueva política incurre en prácticas criticables. Con la reciente integración del diputado Carlos Rodríguez Gómez a la bancada del Movimiento Ciudadano (MC), este Grupo Legislativo suma ocho integrantes.

Rodríguez Gómez es un priista que compitió por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en las elecciones del 6 de junio. Guadalupe Guidi Kawas, quien llegó al Congreso por la vía plurinominal gracias a Morena, y él se convirtieron en los primeros diputados “chapulines” que “brincaron” de bancada en el arranque de la Septuagésima Sexta Legislatura.

Hasta ayer, el coordinador de MC, Eduardo Gaona se había mantenido en silencio sobre esta práctica de la denominada vieja política de Nuevo León. En cambio, sí criticó la conformación de las comisiones, pues acusó de agandalle a las bancadas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN), que tienen mayoría en el Congreso.

“Hay cosas que se están haciendo de manera injusta y reprobable por quienes se reparten las comisiones. Siguen las viejas prácticas, sigue la vieja política que quiere imponerse a toda costa en las decisiones que se toman en el Congreso”, declaró Gaona.

La bancada ciudadana repudió las malas prácticas legislativas luego de que a MC sólo le asignaron la presidencia de cuatro comisiones en lugar de las cinco que, según, le corresponden por su número de integrantes.

Con la incorporación de Rodríguez Gómez, el Grupo Legislativo naranja alcanzó un total de ocho integrantes, pero esto no se reflejó en las decisiones tomadas en la Comisión de Coordinación y Régimen Interno (Cocri), que lidera el PAN.

“De seis diputadas y su servidor pasamos a ser ocho y, por lo tanto, con la ponderación en la Cocri alcanzamos casi 20 por ciento de las decisiones que se van a tomar aquí”, señaló el coordinador emecista.

No obstante, Gaona tendría que informarlo a la Cocri y llevarlo al Pleno para que se reconfigure la integración de las Comisiones, pero aún no lo ha hecho.

También puedes leer: Samuel García, ¿en realidad es la nueva política?