El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y el periodista Jorge Ramos protagonizaron un cuarto choque respecto al número de homicidios y a los resultados de la estrategia de seguridad. Esto mientras el primer mandatario destacó que debía ser generoso con su “invitado”, quien a su vez agradeció la posibilidad de cuestionarlo con absoluta libertad.

“Las cifras que yo tengo indican que usted tiene ya el Gobierno más violento en la historia moderna en México desde la guerra cristera y la Revolución”, increpó Ramos. Mostrando que los cuatro años de López Obrador acumulan 126 mil homicidios, por encima de los 124 mil en el sexenio de Enrique Peña y los 121 mil en el de Felipe Calderón.

López Obrador replicó que los homicidios se incrementaron 192 por ciento durante la administración de Calderón y otro 59 más con Peña, mientras que, de 2019 a la fecha, ha logrado una reducción del 10 por ciento. Si bien reconoció que, en comparación con el último año del Gobierno anterior, las disminución apenas ronda el dos por ciento.

Ante la proyección de Ramos de que el sexenio superará los 191 homicidios para 2024, López Obrador lo invitó “a que nos sigan acompañando para seguir viendo este tema tan importante, que vengas periódicamente y que podamos juntos, o sea, yo no quisiera equivocarme, yo quisiera que tú te equivocaras porque se trata, como tú dices, de vidas humanas”.

Lee también: AMLO critica “hipocresía” del PAN por oponerse a despliegue militar en seguridad pública

Esto ante el planteamiento para realizar una convención nacional contra la violencia con expertos de México, Estados Unidos y todo el mundo. Al cual AMLO respondió que “no hay ningún problema, pero por lo general los expertos no coinciden con nosotros”. Argumentando que suelen oponerse a su estrategia de atender las causas de la violencia.

“Todo eso se creó en los gobiernos anteriores cuando se les protegía, cuando había complicidad, cuando había contubernio entre delincuencia y autoridades, y cuando ustedes, con honrosas excepciones, permanecían callados como momias”, recriminó AMLO al periodista. Así como presumió el seguir contando con un alto índice de aprobación popular.