El  titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Luis Videgaray, solicitó a António Guterres, secretario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), su intervención para evitar que continúe la separación de niños migrantes de sus familias en Estados Unidos.

El canciller mexicano expresó el rechazo del gobierno mexicano a la política migratoria estadounidense impulsada por el presidente Donald Trump, a la que calificó de “cruel” ya que los migrantes deben de ser tratados con dignidad y respeto de sus derechos humanos, independientemente de su condición.

El encargado de la política exterior informó que México ha solicitado formalmente la intervención del Alto Comisionado, de los Comités y de los Procedimiento Especiales de la ONU relacionados con la protección de los derechos humanos de los migrantes.


México volverá a expresar su más enérgica condena a la política migratoria de separación de familias migrantes este viernes, en el marco de la Conferencia de las Partes de la Convención sobre los Derechos del Niño que se llevará a cabo en la sede de la ONU, informó el secretario.

Para el canciller, una solución sería la de adoptar el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular de la ONU, que actualmente se discute en Nueva York.

Sobre la reunión que sostuvo con Guterres, Videgaray aseguró que “la respuesta que hemos obtenido es sin duda de un gran compromiso con la niñez de parte del secretario general”.

La política de “tolerancia cero”, promovida por el presidente Donald Trump, ha provocado que más de dos mil menores hayan sido separados de sus padres quienes son trasladados a otro lugar para ser enjuiciados por cruzar de manera ilegal la frontera.