El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, aceptó las consecuencias y errores durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto; la visita de Donald Trump fue la principal.

“Asumo mi responsabilidad plenamente con respecto a esa visita de agosto de 2016, lo cual motivó mi renuncia como secretario de Hacienda y Crédito Público”, declaró en el Senado.

En su comparecencia ante el Pleno del Senado de la República, y como parte de la Glosa del VI Informe de Gobierno, el secretario explicó que las consecuencias de aquella acción fueron graves.

“Es una visita que se hizo de manera apresurada y hubo cosas que debieron de haberse cuidado y tuvo consecuencias dolorosas y graves”, agregó en relación a la polémica desatada por la visita del ahora presidente de los Estados Unidos.

También afirmó que entre los gobiernos de México y Estados Unidos existen diferencias irreconciliables, pero que es falso que la relación entre ambos países se haya desinstitucionalizado.

Ante sus declaraciones, el senador Emilio Álvarez Icaza reprochó a Videgaray la administración actual, de la cual dijo es “una de las más acabadas expresiones de una cúpula gubernamental caracterizada por la corrupción, la desmesura, la indignidad dentro y fuera de México”.

Finalmente, también se le culpó del daño que la administración priista provocó en este sexenio. “Debo decirle que si hay un primer corresponsable del daño de esta administración, usted es esa persona señor secretario”, concluyó el senador.