Andrés Bello dice que no tiene miedo de dar la cara para acusar a James Turnbull de haberlos estafado, ya que hasta organizó una venta de electrodomésticos para apoyarlo en el supuesto tratamiento de su enfermedad.

“Cuándo él nos dijo lo del cáncer nosotros comenzamos a hacer una colecta con Ana. Yo le creí hasta el momento en que Ana me dijo que todo había sido mentira. Entonces todo comenzó a hacer sentido en mi cabeza y empecé a ver las cosas como eran”, expone Andrés.

Al igual que Ana, tomó clases de boxeo, algo que ni siquiera aprendió bien, ya que cambió de profesor y le dijo que carecía de buenas poses y los golpes no los tiraba adecuadamente.

Recuerda que invirtió bastante tiempo para realizar la venta de diferentes aparatos y así poder juntar 2 mil dólares para dárselos a James.

“No me llegó a pedir dinero pero igual él sabía que nosotros estábamos haciendo la venta de electrodomésticos. Yo fui el que hizo toda la venta. Yo hice el catálogo en un PDF. Contacté a toda la gente, les dije que mi amigo tenía cáncer terminal, que todo esto era para recolectar fondos, y después cuando me entero a mí se me cae todo porque, cómo pude decirle mentiras a tantas personas sin saberlo”.

Lo que Andrés pensaba que era para una buena causa, terminó yéndose a la basura porque “una persona así, es una basura. No lo puedo poner en otras palabras”.

“A mí no me da miedo que salga mi cara porque, si sabe que soy yo, no me importa”, indica.

Considera que James es un manipulador que encuentra la manera de permear la voluntad de cada persona.

“Él encontró muchos caminos para bajarnos las defensas y las paredes que uno va montando con lo de su enfermedad, con lo de su hijo (supuestamente arrebatado por su expareja), después con lo de su familia. Él nos dijo que se había muerto toda su familia”, explica.

Recuerda que fueron dos mil 500 dólares los que se juntaron para apoyar a James con su enfermedad. Los electrodomésticos eran de Ana pero le dijo que se quedara con un 30 por ciento de las ventas. Andrés renunció a ese porcentaje y sólo tomó 10 por ciento, ya que tenía un apuro familiar.

“Si a mí algo me enseñó mi familia es que uno debe de ayudar a la gente que en realidad está en necesidad”, expresa Andrés.

Al hablar de James, considera que es un manipulador, ya que es una persona que sabe actuar, e incluso llegó a llorar en su presencia.

“Para mí lo más valioso en la vida es el tiempo, y sobre todo el tiempo que uno le dedica a un ser querido a quien considera un amigo. Y haber perdido ese tiempo tratando de conocerlo y sabiendo que todo eso era mentira, es algo que nadie me devuelve.

“El dinero me lo regresa cualquiera o lo puedo trabajar yo, lo ahorro, lo pago, pero el tiempo y toda esa confianza que destruyó me duele mucho”
AndrésVíctima

También puedes leer:

James Turnbull, el estafador de la Condesa

La mentira con la que Turnbull estafaba en La Condesa