Aunque esperaban pasar un fin de semana inolvidable en el concierto que ofreció Bad Bunny en Monterrey, dos hermanas provenientes de Querétaro vivieron momentos de angustia al ser extorsionadas y privadas momentáneamente de su libertad por un taxista al exterior del Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado 3 de diciembre, día en que las hermanas arribaron a Monterrey desde la capital queretana tras un retraso de nueve horas en su vuelo provocado por la densa niebla registrada en la zona durante el fin de semana.

Debido a la saturación en el servicio de taxis que operan en el Aeropuerto, las hermanas optaron por abordar una unidad con placas de Chihuahua a la que observaron dejar pasaje en la terminal.

Al desconocer la zona, las hermanas descubrieron que la dirección a la que se dirigían, y por la que se les cobraría una tarifa de $450 pesos, era errónea; luego de actualizar el destino, el precio ascendió a mil 500 pesos, cantidad que se encontraba fuera de su presupuesto.

Al no poder pagar el traslado, las hermanas pidieron al chofer que las dejara en una tienda de conveniencia aledaña al aeropuerto; aunque el conductor intentó convencerlas de descender en otro punto, argumentando inseguridad en la zona, las jóvenes insistieron en concluir la carrera en ese momento.

El taxista fijó el precio del breve traslado en $300 pesos; tras recibirlos, aclaró que la tarifa era por persona, situación que extrañó a las hermanas, quienes mostraron su inconformidad al hacerle saber que ese no había sido el trato acordado.

Taxista intentó retenerlas

Fue entonces que el chofer comenzó a mostrarse agresivo, negándose a dejarlas bajar si no pagaban la tarifa que él había decidido de forma unilateral.

“Comenzó a insultarnos diciendo que no nos iba a bajar si no le pagábamos lo que él quería; se bajó del carro y nos dejó encerradas con seguro mientras él bajaba nuestras maletas de la cajuela (…) Intentamos abrir las puertas pero no se podía, estábamos muy asustadas, así que comencé a grabar y mi hermana a golpear los cristales del carro”, narró la usuaria @eugeniaalvz, una de las hermanas, en Twitter.

Las hermanas fueron obligadas a pagar la tarifa excesiva para descender de la unidad; el taxista tomó el dinero, volvió a insultarlas y emprendió la fuga, momento capturado a través del celular de Eugenia y que circuló profusamente por redes sociales.

“Afortunadamente mi hermana y yo vinimos juntas y pudimos safarnos de la situación, pero no nos quita la sensación de miedo que sentimos en nuestra primera visita a Monterrey”, cerró la usuaria en un mensaje en el que etiquetó tanto a la Fiscalía del Estado, a Luis Donaldo Colosio, alcalde de Monterrey, y a Samuel García, gobernador de Nuevo León