En el video el empleado municipal le quita tres cajetillas de cigarros al niño, quien rompe en llanto mientras tira al piso su demás mercancía

Una vez más la espada justiciera de las redes sociales hizo lo suyo. Solo 36 segundos en video bastaron para que un funcionario del Ayuntamiento de Centro, en Villahermosa, fuera cesado de sus funciones.

En el video subido ayer al sitio YouTube y replicado en las redes sociales, se aprecia al empleado municipal en el Centro Histórico de Villahermosa, Tabasco, sosteniendo una canasta de dulces mientras un niño, en medio del llanto, la vacía y tira todo su contenido al piso. 

Desesperado y volteando para todos lados, el pequeño tira toda su mercancía al suelo, mientras el funcionario se queda con unas cajetillas de cigarros, mientras habla con dos personas que lo cuestionan, a quienes les explica que “se trata de un menor de edad”.

Bajo el título “Abuso de autoridad“, el video muestra como, luego de vaciar la canasta, el funcionario se aleja del lugar con las tres cajetillas de cigarros en su mano, mientras el niño llora en cuclillas. Después, otra persona ayuda al pequeño a poner nuevamente su mercancía en la canasta.

Rápidamente el video generó controversia y cientos de comentarios de usuarios indignados, quienes exigieron acciones inmediatas. Y sus peticiones fueron escuchadas. 

Cientos de cibernautas condenaron la acción y califican el hecho como abuso de autoridad, sin embargo, en el material no aprecia si fue el empleado del Ayuntamiento quien le dio al niño la orden de tirar toda su mercancía al piso.

También Francisco Castillo Ramírez, diputado local de Tabasco, denunció mediante su cuenta de Twitter el “abuso de autoridad” del funcionario y calificó de indignante el hecho.

“Por supuesto que demandáremos a estos funcionarios, qué valor hacerle esto a un niño; indignante también ver que nadie hizo nada”, dijo Castillo.

Pocas horas después, el Gobierno Municipal de Centro publicó en su página de Internet un comunicado para informar que, el funcionario, identificado como Juan Diego López Jiménez era cesado de su cargo.

“El Gobierno Municipal de Centro reprueba enérgicamente la conducta asumida el día 23 de julio, por el C. Juan Diego López Jiménez (…) en contra de un niño vendedor de dulces y cigarros, hecho condenado con toda razón por la opinión pública.

“Por lo anterior, se tomó la decisión de separar inmediatamente a este trabajador de sus funciones, y se realiza el procedimiento jurídico administrativo, en términos de ley, para su cese definitivo”, indicó el comunicado oficial del municipio.