"Armida de la Parra es muy famosa aquí en Santa Ana Tepetitlán por el despojo de terrenos que ha llevado en esta zona"

Margarito de Alba

Afectado de despojo


Una de las apuestas de las mafias del despojo es cansar con años de engorrosos litigios a los afectados


El fallo favorable emitido de parte del juez quinto de lo civil, Marco Antonio Madrigal, ya llevaba varios años, pero por los retrasos no se hacía efectiva la restitución

https://www.youtube.com/watch?v=Y_MiOU6hZm8

Luego de varias mañanas esperando a las afueras del portón verde en avenida Prolongación Mariano Otero, acompañados de abogados, en espera de la fuerza pública para desalojar, el pasado viernes 14 de febrero se concretó la restitución de la propiedad del Colegio de Pediatría que la mafia del despojo de Armida de la Parra les había arrebatado hace casi una década a los doctores. 

Aunque algunos de los terrenos ya se vendieron, la batalla legal siguió y luego de retrasos en el juicio, así como la presentación de un amparo (que fue sobreseído) de parte de la defensa de De la Parra, se logró la anhelada restitución 

El fallo favorable emitido de parte del juez quinto de lo civil, Marco Antonio Madrigal, ya llevaba varios años, pero por los retrasos no se hacía efectiva la restitución. 

Es una de las apuestas de las mafias del despojo: cansar con años de engorrosos litigios a los afectados. 

Pero el juez validó las escrituras del Colegio de Pediatría y de este modo invalidó las del grupo de Armida de la Parra, a nombre de la que tomó posesión de los terrenos (y presunta empleada de Armida): María del Rosario del Puente Viera. 

Desde octubre del 2012 se publicaron en Reporte Indigo los diferentes casos de despojo en los que estaba implicada la madre de Fernando Espinoza de los Monteros de la Parra, el director de Inspección y Reglamentos del Ayuntamiento de Zapopan, que tuvo un breve paso por el Catastro del municipio. 

Luego de las revelaciones sobre una mafia de funcionarios de Catastro en Zapopan, salen a la luz los problemas que se enfrentan en Jalisco de funcionarios de dependencias locales implicados en la inserción de folios o duplicación de los mismos para beneficio de grupos dedicados al despojo. Aunque Espinoza de los Monteros en todo momento se ha deslindado de las actividades de su madre. 

Incluso en la versión que dio la propia Armida de la Parra, que se negó a ser grabada a finales del 2012, aclaró que en los casos de los predios ubicados en Prolongación Mariano Otero esquina con Prolongación Guadalupe, en Zapopan, ella solo era representante legal o litigante. 

Uno de los doctores que forma parte del Colegio de Pediatría, y que prefirió guardar el anonimato por temor a represalias, fue entrevistado en septiembre del 2013, luego de uno de los primeros intentos por restituir la propiedad que se veían frenados por la falta de la presencia policiaca. 

En aquella visita de abogados y doctores, uno de los sujetos que salió de la propiedad, hoy restituida, cruzó la calle (Mariano Otero) y caminó rumbo a avenida Guadalupe, pasó una pequeña plaza con locales de comida, una veterinaria, y luego se perdió. Y cuando volvió a la propiedad portaba bajo el brazo una escuadra cubierta por una bolsa de plástico: varios de los asistentes pudieron constatarlo. 

¿Influencias o corrupción? 

El doctor señala que “los mismos jueces saben y conocen a esta mujer”, debido al largo historial de demandas que tiene en su contra por casos como el del estadounidense Calvin Charles Westmoreland y su esposa Martha Elena Benavides Hernández, que viven a un lado de la propiedad de Armida de la Parra, que es una conocida terraza de eventos, Lomas de Chapinaya, en Ajijic (véase La industria del despojo). 

El caso del Colegio de Pediatría podría ayudar a los demás despojados, pues se mostraron varias inconsistencias en las escrituras que el grupo ostenta. 

“Siempre se veía la mano negra de esta mujer (Armida de la Parra), siempre, se veía que se hacían tarugas y tarugos (los ministerios públicos), como que no conocían, bien sabían que ya tiene antecedentes, incluso penales, esta mujer. 

“Encontraron alteraciones en el impuesto predial, encontramos alteraciones en la cartografía, encontramos alteraciones en un licenciado, notario, que le preguntamos y que nunca supo quiénes eran. 

“Otros detalles: alteraciones de firma y alteraciones de juicios, que intervinieron los que se dicen propietarios y de paso se llevan a Margarito (de Alba Rodríguez), el que está colindante con nuestro terreno”. 

El caso de Margarito de Alba Rodríguez también fue documentado desde el 2012 (véase Zapopan, tierra de despojos), y a la fecha no ha logrado la restitución, de la misma forma en que está el de Westmoreland y Benavides. 

“Armida de la Parra es muy famosa aquí en Santa Ana Tepetitlán por el despojo de terrenos que ha llevado en esta zona.

“En el año del 2006 fuimos despojados por Armida de la Parra, María del Rosario del Puente Viera y un grupo de personas más, los cuales llegan por la mañana, 10:30- 11:00, y se meten con sus carros quitando la puerta de acceso que estaba con malla ciclónica, en el transcurso de la mañana; tenemos un cuarto adentro que usamos como bodega, lo cual entran a la fuerza y se queda adentro María del Rosario Puente Viera tomando posesión”, señaló en aquella entrevista con Reporte Indigo, Margarito de Alba. 

Pero luego de que se hizo efectiva la decisión del juez con elementos de la policía del estado en el terreno aledaño al de Margarito, en el del Colegio de Pediatría, dicha resolución podría servir de argumentación para otros casos, donde los afectados terminan desgastados moral y económicamente, porque, en palabras de este hombre de Santa Ana Tepetitlán, en su caso y el de su familia terminaron por “deshacerte de unos bienes para solventar otros”.

Corrupción en Catastro de Zapopan 

El gobierno de Zapopan informó sobre el desmantelamiento de una red de corrupción que operaba en las oficinas del Catastro municipal.

Desde mediados de enero, 19 auditores de la Contraloría municipal intervinieron el área de catastro y se llevaron las computadoras que se utilizaban en esas oficinas.

El alcalde Héctor Robles Peiro acusó que algunos empleados tenían un sistema paralelo de registro catastral.

Y  señaló que el desfalco podría ascender a los 10 millones de pesos. Aún no se fichan cargos a ningún funcionario. 

Todavía se espera el resultado final de las indagatorias que realiza la Contraloría en las oficinas de Catastro que actualmente encabeza Patricia Godínez.

Hasta ayer las pesquisas llevaban un 80 por ciento de avance, dijo Robles Peiro, quien en una entrevista insistió que se trata de situaciones internas, aunque se reservó los detalles.

El alcalde aseguró que las anomalías detectadas no tiene que ver con problemas de administraciones anteriores.

“Este es un problema distinto. La administración anterior tenía que ver con otras cosas. Ahora, al parecer algunos servidores públicos tenían un sistema paralelo, hacían las modificaciones y se embolsaban ese dinero. La denuncia que hizo la administración pasada era por modificaciones en transmisiones patrimoniales”, afirmó.

Se sabe que Fernando Espinoza de los Monteros, hijo de Armida de la Parra, acusada penalmente por varios casos de despojo de tierras en Jalisco, en específico en la Ribera de Chapala, fue director de Catastro de Zapopan.

Su cargo duró apenas un par de meses, los últimos de la administración del priista Héctor Vielma (2010-2012).

Espinoza de los Monteros sigue siendo parte del gabinete de la actual administración, ahora como encargado del área de Padrón y Licencias.