Este martes se registraron dos fuertes accidentes en Durango. En el primero, un autobús de pasajeros se estrelló contra un camión de carga en la carretera Panamericana dejando como saldo al menos 11 personas muertas y 25 heridas.

El autobús pertenece a la línea Chihuahuenses y medios locales informaron que salió de Ciudad Juárez con destino a Mazatlán en la madrugada.

Entre las víctimas mortales se identificaron a tres menores de edad de 14, 8 y 5 años.

En la tarde, un avión de Aeroméxico se estrelló en el Aeropuerto Internacional de Durango, con un saldo de decenas de heridos pero ningún muerto.

Mediante un comunicado, Aeroméxico especificó que el vuelo AM2431 cubría la ruta Durango-Ciudad de México, y el avión tenía capacidad para 100 personas.

Autoridades locales y federales se manifestaron en torno a este incidente y hasta el presidente de la República giró instrucciones a diversas dependencias gubernamentales para que colaboraran con la atención de las víctimas y la investigación.

El Gobierno de Durango informó constantemente sobre el accidente aéreo y el incidente del autobús quedó meditáticamente en el olvido.

Mediante redes sociales, usuarios criticaron que mientras se brindaba toda la atención al accidente aéreo nadie se refería al accidente del autobús en donde 11 personas murieron, menores de edad incluidos.

También aseveraron que al parecer “es más espectacular un avionazo” que el accidente de un camión de pasajeros, aunque éste fue mucho más trágico.

El gobernador del estado, José Rosas Aispuro, no se refirió al accidente del autobús en Twitter, pero sobre el desplome del avión brindó una conferencia de prensa y estuvo informando en todo el momento mediante esta red social.