Reporte Indigo

SARS-CoV-2

Vacunas COVID-19, carrera contra la desigualdad

La dispar repartición de las vacunas contra el COVID-19 entre los países ricos y los pobres podría revertir buena parte los esfuerzos

La dispar repartición de las vacunas contra el COVID-19 entre los países ricos y los pobres podría revertir buena parte los esfuerzos

La creación de las diferentes vacunas para combatir el virus SARS-CoV-2 rompió récord, nunca antes en la historia, se había alcanzado una solución a una problemática de salud tan severa a nivel mundial en tan poco tiempo, sin embargo, este esfuerzo podría ser en vano si no logramos garantizar que todas las personas, en todos los lugares, accedan sin demora a las vacunas.

Este año, de acuerdo con datos oficiales del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDP, por sus siglas en inglés), se producirán suficientes vacunas contra la COVID-19 como para abarcar al 70 por ciento de la población de todos los países del mundo. No obstante, la mayoría de ellas están reservadas para las naciones más acaudaladas.

83

por ciento de las vacunas están en manos de los países ricos

Al día de hoy, los países ricos han recibido más del 83 por ciento de las vacunas, mientras que las naciones pobres han obtenido apenas un 0.2 por ciento.


El surgimiento de nuevas variantes en distintas partes del mundo ha agregado nuevas complejidades a la vigilancia epidemiológica

A este ritmo, muchos de los países de ingresos bajos e ingresos medios no alcanzarán una cobertura generalizada hasta el año 2024 o 2025, advierte el estudio “Nadie estará a salvo hasta que todos los estén” de la UNPD.

“No vacunar a todo el mundo prolongará la pandemia —con los enormes costos sociales, sanitarios y económicos que eso conlleva— y posibilitará el surgimiento de variantes del virus que posiblemente sean resistentes a las vacunas, lo que pondrá nuevamente en peligro a todos, ya que las mutaciones podrían neutralizar la eficacia de la primera generación de vacunas en menos de un año”, advirtió Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En entrevista con Reporte Índigo, el Dr. Salvador Vázquez Figueroa, Especialista y consultor de Becton Dickinson en Microbiología, Patología Clínica e Infectología, explica que lo peor que podemos hacer ahora que ya se está vacunando a una parte de la población es bajar la guardia y pensar que la crisis sanitaria ya terminó.

“Si ahorita contamos con la posibilidad de cada vez tener más personas vacunadas debemos aprovecharla y cerrar filas con los que no han tenido acceso al medicamento.


“Debemos ser realistas, es muy importante entender que el porcentaje de cobertura que aportan las vacunas en una población no es del 100 por ciento. Al menos al principio, habrá un 30 por ciento que no quede inmunizada, entonces siempre queda abierta la posibilidad a que continúen los contagios aunque no sea de forma masiva”

Dr. Salvador Vázquez Figueroa

Especialista y consultor de Becton Dickinson en Microbiología, Patología Clínica e Infectología

Aunado a esto, el especialista comenta que también se debe considerar que el virus no deja de mutar y que las fórmulas hasta ahora creadas por las diversas farmacéuticas no nos protegen de todas las cepas que siguen apareciendo.

“La variante delta es un tema de preocupación definitivamente, hay que tomar en cuenta que aunque comenzó estando muy focalizada en algunas regiones en particular, ya se ha multiplicado invadiendo incluso países como Estados Unidos.

“Por lo que no debemos de descartar la posibilidad de que suceda lo mismo que pasó con la versión alpha y se den rebrotes, pudiendo llegar incluso a México por la cercanía con el país vecino del norte”.

Lejos de domar la pandemia a pesar de vacunas

A través de un comunicado emitido el pasado 9 de junio, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, advirtió que si la propagación del COVID-19 continúa al ritmo actual, pasarán años antes de que el virus se controle en las Américas.

A principios de junio, datos de la OPS señalan que hubo casi 1.2 millones de casos nuevos y 34 mil muertes en la región; además de que cuatro de los cinco países con los recuentos de muertes más altos en todo el mundo se encuentran en este continente.

“Esta parte del planeta registra un surgimiento de nuevas infecciones y las decisiones que tomemos ahora afectarán nuestra capacidad colectiva para hacer frente al virus.

“Si continúan las tendencias actuales, las disparidades sanitarias, sociales y económicas en nuestra región crecerán aún más, y pasarán años antes de que podamos controlar la situación de este virus”, enfatizó.

Durante su conferencia de prensa semanal, la directora de la OPS dijo que las tendencias que estamos viendo son muy claras y este año ha sido peor que el pasado, puesto que en muchos lugares, las infecciones son más altas ahora que en cualquier momento de esta pandemia.

“El surgimiento de nuevas variantes ha agregado nuevas complejidades a la vigilancia epidemiológica, y a pesar de la duplicación e incluso la triplicación de camas hospitalarias en los países del continente, las unidades de cuidados intensivos están llenas, los suministros de oxígeno son bajos y los trabajadores de la salud están abrumados”.

En el caso particular de México, mientras algunos estados, incluidos la capital del país, registran un repunte en los casos de COVID-19, la estrategia de vacunación se ha ralentizado, e incluso en entidades como Baja California, en donde está abierta para la población mayor de edad, ha habido desinterés por parte de la ciudadanía.

0.2

por ciento de las vacunas han recibido los países pobres

Al cierre de la semana epidemiológica 22, la Secretaría de Salud informó sobre la evolución del comportamiento del virus SARS-CoV-2, señalando que se registró un incremento de 15 por ciento en el número de casos estimados de COVID-19 en comparación con la semana anterior.

Por ahora, Baja California Sur, Quintana Roo, Tabasco, Tamaulipas y Yucatán estarán en anaranjado, en tanto que Campeche, Chihuahua, Ciudad de México, Colima, Nuevo León, Sinaloa, Sonora y Veracruz en amarillo por los próximos 15 días.


La inequitativa distribución de las vacunas podría provocar que muchos de los países de ingresos bajos y medios no alcancen una cobertura generalizada hasta el año 2024 o 2025

“Lo que la gente no entendió es que cuando nos pusieron en color verde la situación todavía era crítica. Lo que estamos viendo ahora que regresan algunas entidades al amarillo o incluso al anaranjado es para que se retomen las medidas de seguridad fundamentales como el lavado de manos, el uso de cubrebocas y la sana distancia que se comenzaban a perder en fechas recientes”.

Continúa leyendo:

Más allá del desarrollo de la vacuna, la distribución equitativa

Unidad y fuerza en países desarrollados para combatir la pandemia

Exit mobile version