Ávila Beltrán fue entregada a las autoridades mexicanas en la frontera de Texas, Estados Unidos, en donde habría volado rumbo al estado de Jalisco

La liberación de la mexicana Sandra Ávila Beltrán conocida como “La Reina del Pacífico”  y según autoridades mexicanas, operadora del cártel de Sinaloa, conmocionó a la opinión pública el día de ayer.

Desde temprano circuló la versión de que Ávila Beltrán podría reingresar a territorio mexicano luego de que una corte en Miami, Florida, determinara su libertad tras 70 meses de prisión en ese país acusada de narcotráfico.

Ávila Beltrán tenía un año de extraditada en Estado Unidos y había sido detenida en septiembre del 2007 junto con Juan Diego Espinoza Ramírez, alias “El Tigre”, acusados de narcotráfico y trasiego de droga desde Colombia, pasando por México y hasta Estados Unidos.

Ávila Beltrán fue entregada a las autoridades mexicanas en la frontera de Texas, Estados Unidos, en donde habría volado rumbo al estado de Jalisco. En donde se lleva en curso un juicio en su contra por el delito de lavado de dinero, en el Juzgado Séptimo de distrito de Procesos Penales Federales.

Reporte Indigo solicitó entrevista con el Juez, Samuel Meraz Lares, quien lleva el juicio, sin embargo la solicitud fue negada en razón de que el expediente se encuentra “bajo sigilo”, según informó personal del órgano judicial.

Hasta el medio día del jueves, en el aeropuerto Miguel Hidalgo de Guadalajara la situación se mantuvo en calma. Autoridades de la Policía Federal negaron que existiera algún operativo por motivo de traslado de reo.

Reporte Indigo consultó al oficial Omar Zavala, encargado de Plataforma, quien negó que se llevara a cabo el operativo. 

A las 13:00 horas diversos convoys de militares comenzaron a circular el aeropuerto sin embargo, al cierre de la edición no se registró la llegada de mexicana.

Un pasado de capos

Una de las detenidas clave en la estrategia de combate al narcotráfico del expresidente Felipe Calderón.

Ávila Beltrán deviene de una familia de capos sinaloenses como Miguel Ángel Félix Gallardo, cofundador del Cártel Guadalajara extinto a finales de los años ochenta. 

Fue acusada de colaborar con el colombiano Diego Juan Diego Espinoza Ramírez, quien enfrentaba cargos en Estados Unidos por narcotráfico y lavado de dinero, motivo que le valió su extradición al país vecino luego de cinco años de detención en la penal de Alta Seguridad Santa Martha Acatitla, en la Ciudad de México.