Diputados del PAN, PRI y PRD entregaron una carta en la representación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para denunciar la campaña de odio y amenazas de muerte que emprendió en contra de ellos el partido de Morena por haber votado en contra la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

En representación de los diputados de la coalición Va por México, Sofia Carvajal, Norma Angélica Aceves y Javier González, del PRI; por el PAN, Margarita Zavala, Mariana Gómez del Campo, Laura Contreras y María Teresa Castell, así como la perredista Gabriela Sodi, entregaron la denuncia dirigida a Michelle Bachelet Jeria, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En la denuncia señalan que al siguiente día de que no pasó la iniciativa presidencial, Mario Delgado y Citlalli Hernández, presidente y secretaria de Morena, anunciaron una campaña nacional para desprestigiar, hostigar e intimidar a los diputados que votaron en contra, promoviendo el odio en contra de los que piensan diferente al acusarlos de “traidores a la patria”.

Manifestaron que a raíz de entonces, diputadas y diputados de oposición han sido víctimas de violencia de manera directa.

“Es lamentable que políticos con ideas afines al partido en el gobierno atenten contra la integridad de las y los diputados que en el marco de su ideología, conciencia y argumentos decididos votar en contra de una reforma que podría afectar a las y los ciudadanos”, expusieron los legisladores de oposición en la denuncia.

Por ello, solicitaron la intervención de Michelle Bachelet para que se haga un llamado urgente a cesar la promoción de la violencia y se restablezca la prudencia y se garantice la protección a la diferencia de ideas.

Lee también: “Las cosas hay que llamarlas por su nombre”, AMLO defiende campaña contra “vendepatrias”

Previo a la entrega de la denuncia, la perredista Gabriela Sodi dijo que han recibido mensajes de muerte y que la violencia política está escalando más allá de vandalizar las oficinas de gestión.

“Hemos recibido mensajes de odio y de lenguaje muy peligrosos porque realizamos el trabajo porque fuimos elegidos. Hemos recibido mensajes de muerte y sólo falta que se concreten y se lleven a cabo ataques más allá de atacar las casas de gestión”.

La panista Mariana Gómez del Campo explicó que la denuncia es a partir de la campaña emprendida por el gobierno federal y Morena de catalogar a los legisladores de oposición como traidores a la Patria e incitar a la población para atacarlos.

“Lo que estamos viviendo las y los diputados de oposición en este país nos preocupa. Estamos acudiendo a estancias nacionales e internacionales para denunciar este discurso de odio de violencia, de incitación a la violencia, porque hemos visto tanto al presidente de la República, como a la dirigencia de Morena dejarle claro a los ciudadanos que los que votamos por la reforma eléctrica somos traidores a la Patria”, expuso.

Por ello, dijo que buscan la intervención de Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y de Guillermo Fernández-Maldonado Castro, representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ante las agresiones sufridas en las casas de enlaces ciudadanos, la violencia dirigida hacia los diputados en redes sociales y las confrontaciones en el pleno el pasado martes que estuvieron a punto de los golpes.

“Por otro lado hemos estado viendo a través de las redes sociales, a través de las casas de enlaces ciudadanos, en las diferentes calles del país en el pleno de la cámara insultos hacia las y los diputados que de manera valiente y convencida votamos en contra de una reforma eléctrica que le hacía daño a México”, advirtió.

La diputada Sofia Carvajal, del PRI, expuso que el ataque hacia los legisladores de oposición desde el partido en el poder es “impensable en una democracia”. Recordó que el martes pasado los partidos integrantes de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina, manifestaron su solidaridad con Va Por México.

Sofia Carvajal recordó que los representantes de los partidos progresistas de Latinoamérica tienen conocimiento de lo que ocurrió con el rechazo a la reforma eléctrica y las amenazas que han recibido los partidos de oposición, por lo que manifestaron su preocupación en defensa de las instituciones y están en contra de la judicialización de la política y en la politización de la justicia.

“Me parece de muy bajo nivel, me parece impensable que en una democracia suceda que desde Palacio Nacional y desde la dirigencia del partido de Morena están incitando la violencia, porque eso es lo que termina con las democracias”, indicó la priista.