Legisladores de la capital urgen a que la Ciudad de México declare que existe una emergencia climática para enfrentar los efectos negativos de la crisis ambiental que azota a la urbe.

Los diputados piden que con la declaratoria se tomen medidas integrales enfocadas a mitigar las causas de la contaminación en la ciudad.

Argumentan que actualmente la capital ya padece las consecuencias del cambio climático y la crisis ambiental: la polución en el aire se ha agravado al igual que la carencia del agua.

La crisis

Del 8 al 14 de mayo de 2019, por primera vez se declaró una contingencia ambiental extraordinaria por contaminación en el aire de la ciudad debido a que la cantidad de partículas finas menores de 2.5 y 10 micrómetros (PM 2.5 y 10) alcanzaron niveles de 156 puntos en el Índice de Calidad del Aire.

Lo anterior significa que la calidad del aire fue muy mala durante más de una semana y representó un alto riesgo para la salud de los capitalinos.

Además, Reporte Índigo publicó en diciembre pasado la nota “Se reactiva mala calidad del aire en CDMX en 2021”, donde dio a conocer que hubo una buena calidad del aire en solo 38 por ciento del año, es decir, 141 días.

Aunado a lo anterior, la capital enfrenta una grave crisis del agua que se acentúa en las épocas de estiaje.

El artículo “El Día cero en México está lejos si tomamos conciencia”, publicado en la Gaceta de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señala que para 2028 la capital se podría quedar sin agua por culpa del fenómeno global del cambio climático que provoca cada vez menos lluvias y temporadas de calor con temperaturas más altas y también, por la mala planeación urbana.

En 2019 por primera vez se declaró contingencia ambiental extraordinaria por la acumulación en exceso de partículas PM 2.5 y PM 10 en la capital

El punto de acuerdo

El 15 de febrero de 2022, se presentó en el Congreso de la Ciudad de México una proposición con punto de acuerdo para exhortar —al Gobierno de la capital y a la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema)— a declarar la emergencia climática a nivel local.

La iniciativa presentada por el diputado de Movimiento Ciudadano (MC) Royfid Torres González menciona que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los tratados internacionales como el Acuerdo de París, las leyes generales de Cambio Climático, de Transición Energética, de Protección a la Tierra, así como la Ley de Mitigación y de Adaptación al Cambio Climático y Desarrollo Sustentable para la Ciudad de México, dan facultades tanto al Congreso de la capital como al Ejecutivo para emitir la declaratoria.

El punto de acuerdo señala que en 2019, el Senado de la República reconoció la emergencia climática y, con ello, se comprometió a realizar acciones e iniciativas para mitigar sus efectos, también llamó al Gobierno de México a implementar políticas y acciones en el mismo sentido.

En entrevista, el diputado promovente dice que la declaratoria se ha emitido en más 2 mil ciudades del mundo y la capital es una de las pocas que no la ha reconocido formalmente.

“En México, solo Monterrey ha declarado esta emergencia y es importante que la Ciudad de México se sume porque tiene como prioridad atender las cuestiones de medio ambiente”, comenta.

No obstante, el gobierno de la capital tampoco ha tomado acciones integrales para atender este problema, solo medidas aisladas y que no enfrentan su raíz, argumenta.

“No veo que vayan encaminadas a una política integral y son acciones aisladas que no atienden de fondo la raíz del problema, porque compran autobuses eléctricos y se refuerza el transporte público pero siguen construyendo infraestructura vehicular”, declara.

Pone de ejemplo el Puente Vehicular de Cuemanco que se construyó durante 2020 en Xochimilco y que atraviesa el humedal de sistema de chinampas de San Gregorio Atlapulco.

“El 80 por ciento de las emisiones contaminantes vienen de los automóviles, entonces por qué construir más infraestructura vehicular”, considera.

Igualmente, acusa que aunque gran parte de la contaminación de la capital viene de la termoeléctrica y la refinería de Tula en el estado de Hidalgo, la capital no ha hecho nada para atender estos factores externos.

El punto de acuerdo está en estudio en la Comisión de Cambio Climático y podría ser aprobado antes del mes de junio, cuando concluye el periodo legislativo de sesiones.

Las medidas de la emergencia climática

Además de que la declaratoria es necesaria para que el gobierno reconozca la emergencia climática, también se debe emitir para que se construyan más plantas de hidrocarbonización y llevar a cabo acciones que disminuyan la dependencia a los combustibles fósiles.

“La ciudad también tiene que reducir la compra de combustóleo y hacer un programa nacional para el consumo de energías limpias”, explica.

Otra acción que se debe tomar es la instalación masiva de sistemas de captación de agua. Medida que ya se está tomando, pero de manera focalizada en alcaldías como Xochimilco e Iztapalapa.

Por último refiere que a la capital le hacen falta más calles completas que favorezcan la movilidad activa y cero emisiones.

“En Insurgentes hay ciclovías, Metrobús, automóviles y también espacios para peatones, es una calle completa gracias a la sociedad civil que lo exigió, porque no fue iniciativa del gobierno (…) Hacen falta más proyectos así, pero en todas las alcaldías de la Ciudad de México, por ejemplo, en Iztapalapa la infraestructura ciclista es nula”, detalla.

También puedes leer: COVID y contaminación, riesgo mortal en CDMX