El Consejo de la Universidad Autónoma de Querétaro confirmó la expulsión y anulación de certificado de un alumno acusado de cometer actos de zoofilia y bestialismo en contra animales propiedad de la institución educativa.

Medios locales han señalado que el incidente tuvo lugar en el campus Amazcala en la Facultad de Ciencias Naturales, donde el sujeto habría violentado sexualmente a borregos y cabras utilizados para prácticas.


Este caso inédito fue denunciado originalmente por alumnos de la escuela de Veterinaria de la universidad, los cuales describieron ante las autoridades escolares las acciones del ahora sancionado.

A su vez, el coordinador de la carrera dio aviso al abogado y la rectora de la máxima casa de estudios de Querétaro; fue entonces que la cámara instructora llevó a cabo la investigación y calificó los hechos como graves.

De esta manera, la Comisión de Honor y Justicia envió la propuesta de sanción al Consejo, el cual está compuesto por alumnos y docentes, quienes finalmente determinaron sancionar al joven.

Lee también: Contra la impunidad en la zoofilia y maltrato animal

En el expediente 07/CI/2021 se señala que está penado todo tipo de maltrato contra los animales, entre lo que incluye copular con ellos; por lo que el sujeto debía recibir la máxima sanción, es decir, la expulsión.

¿Joven puede ser encarcelado por zoofilia?

De acuerdo con el artículo 246-D BIS, la persona que realice actos de maltrato animal, provocándoles lesiones, se hará acreedor a una pena de 3 a 15 meses de prisión y de 100 a 200 días de multa.

Además que si estos actos provocan la muerte del animal, la sanción subirá de 15 meses a 4 años de prisión y de 300 a 600 días multa.