El Servicio Mareográfico Nacional de la UNAM y expertos del Servicio Sismológico Nacional (SSN) admitieron la coincidencia de los sismos registrados el mismo día del 19 de septiembre (19-S), y señalaron que este fenómeno merece abrir nuevas líneas de investigación científica.

De acuerdo con los especialistas, la investigación se llevaría a cabo con seriedad y metodología ya que los movimientos telúricos no se pueden predecir pero las nuevas preguntas requieren respuestas apropiadas.

Y es que el sismo de 7.7 grados registrado a las 13:05 horas fue calificado como “una desagradable coincidencia” con el resto de temblores ocurridos en septiembre en México.

Sin embargo, la población debe estar consciente que viven en una zona sísmica y es necesario prepararse para convivir con los temblores, detallaron los propios especialistas.

“La ocurrencia de tres sismos de magnitud superior a 7 el día 19 de septiembre es una coinciencia. No hay ninguna razón científica que lo explique o justifique”, expusieron por medio de redes sociales.

Cabe recordar que el sismo de magnitud 7.7 sacudió este lunes el centro de México, con saldo de un muerto, justo en el día de los aniversarios de los terremotos del 19 de septiembre de 1985 y de 2017, considerados los dos más destructivos de la historia reciente en el país.

Apenas minutos después de que se realizara un simulacro para recordar las medidas preventivas en caso de un terremoto y conmemorar los sismos de este mismo día en 1985 y 2017, un nuevo movimiento telúrico generó pánico entre los habitantes de la capital y de estados del occidente y centro del país.

Puedes leer: Tres sismos en 19 de septiembre; una misma herida

En ese sentido, Luis Quintanar Robles, secretario Académico del Instituto de Geofísica (IGEO), detalló que el sismo de este lunes se suscitó en un sitio cercano al lugar donde el 19 de septiembre de 1985 ocurrió otro movimiento de magnitud 8.1, cercano a la región de Colima.

En esta ocasión se trató de un sismo de subducción -localizado a 63 kilómetros al sur de Coalcomán, Michoacán– donde la Placa de Cocos se desplazó bajo la Placa Norteamericana, por lo que dadas sus características es probable que produzca réplicas.

Finalmente, las pequeñas sacudidas continuarán en los próximos días; sin embargo, solo se percibirán en la zona próxima al epicentro.