“Hasta las piedras cambian de opinión”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador al asegurar que la reforma electoral sería analizada y votada en el Congreso de la Unión a pesar de la negativa de la oposición.

Y aunque no le alcanzan los números a Morena para aprobarla, fuentes al interior de los partidos de oposición y especialistas señalan que sería contraproducente no sentarse a negociar la reforma ya que surge el riesgo de que el partido en el poder ponga en duda la validez de los próximos comicios, tanto las gubernaturas en juego en 2023 como la fiesta democrática de 2024.

El primer objetivo ya se cumplió, hace una semana el partido en el poder y sus aliados arrancaron los foros de Parlamento Abierto en la Cámara de Diputados en los que comenzaron a escuchar a especialistas e intentaron lograr consensos con la oposición. Aunque el panorama es completamente adverso para los guindas.

Durante la primera semana de Parlamento Abierto, únicamente se presentaron los diputados del PAN, Jorge Triana y Santiago Torreblanca, y del PRI, Rubén Moreira, en su calidad de presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara baja.

Triana advirtió que si Morena y sus aliados no aceptan los cambios que solicitó la oposición, su iniciativa no sería aprobada como fue el caso de la iniciativa de reforma de la industria eléctrica.

Por su parte, los líderes parlamentarios de oposición y sus respectivos dirigentes nacionales enviaron un comunicado a nombre de la coalición Va Por México en el que reiteraron que no aprobarían ninguna reforma que debilite al INE.

Su mensaje cobró fuerza después del fin de semana pasado en el que la desorganización y las disputas internas en el proceso de Morena para elegir a sus nuevos delegados hicieron eco en todo el país. Un proceso al que calificaron de “cochinero”.

“Reiteramos nuestro compromiso de cuidar la Constitución, la libertad y la democracia, no aprobaremos ninguna reforma constitucional que debilite al Instituto Nacional Electoral (INE), a los Tribunales Electorales, ni militarice más a nuestro país”, informó la coalición.

La alianza conformada por el PAN, PRI y PRD además señaló que organizarían un Parlamento Abierto alterno en el que participará el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, entre otros consejeros, magistrados y especialistas en materia electoral.

De acuerdo con el coordinador parlamentario del PRD, Luis Espinoza Cházaro, el foro alterno arrancará el próximo viernes 5 de agosto y terminará el 26 de agosto.

Aunque no forma parte de la alianza legislativa ni electoral, Movimiento Ciudadano a través de su dirigente nacional, Dante Delgado, advirtió que la reforma electoral pone en riesgo la estabilidad del país de cara a la elección presidencial de 2024.

Del otro lado de la balanza, el coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier Velazco, consideró que repetir lo que sucedió con la reforma eléctrica, en donde se abandonó el debate y se le dio la espalda tajantemente a la iniciativa, “sería un grave error”.

“Tenemos que participar e involucrarnos todos en el debate. Más allá de las asambleas y foros que como partidos políticos hagamos, necesitamos estar en el parlamento, porque va a ser aquí en la Cámara de Diputados donde se legisle y se apruebe una reforma de gran alcance en materia electoral.

“Algo que nos une a todos, independientemente de nuestras posturas políticas es la aspiración a que podamos ejercer plenamente nuestro derecho de votar y de ser votados, pero esto va más allá, porque necesitamos un organismo ciudadanizado”, dijo.

Los puntos álgidos de la Reforma Electoral

Si la reforma del presidente se va a debate en el pleno, los puntos álgidos de la discusión serán el cambio del INE al INEC, que los consejeros y magistrados electorales sean elegidos mediante el voto popular, la desaparición de los OPLES y tribunales electorales estatales, y la disminución del Congreso de la Unión, al pasar de 500 a 300 diputados y de 128 a 96 senadores, advirtió el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República en su análisis “Convergencias y divergencias de las propuestas de reforma electoral”.

Durante los foros de Parlamento Abierto el presidente de la Jucopo, Rubén Moreira, anunció que se analizarán las más de 40 iniciativas de reforma política-electoral que se han presentado en el Congreso de la Unión.

Con esta información, el IBD concluyó que de los 23 diferentes temas que abordan las propuestas de reforma electoral presentadas por Morena, PAN y PRI, las tres fuerzas políticas solamente coinciden en dos puntos: la intención de modificar la composición del Congreso de la Unión, y en la implementación del voto electrónico.

“En el primer tema, las tres fuerzas políticas difieren en la forma de lograr los cambios en la estructura del Congreso y en el segundo, a diferencia de Morena que sea a través del voto a distancia, los grupos parlamentarios del PAN y del PRI proponen que sea mediante el uso de urna electrónica”, concluye el Instituto Belisario Domínguez.

Los ejes de la propuesta presidencial de Morena son la desaparición del INE, la eliminación del financiamiento ordinario a los partidos, que los legisladores sean votados por medio del sistema de listas, consejeros y magistrados elegidos por voto popular, desaparición de los OPLES, que los tiempos de radio y televisión sean sólo para candidatos y partidos y la disminución de legisladores.

En sus propuestas, los grupos parlamentarios del PAN y del PRI rechazan la reducción de tiempos en radio y televisión, cambiar las elecciones del INE, disminuir el tamaño de los Congresos estatales, disminuir el tamaño de los Ayuntamientos, y bajar el porcentaje vinculante para la Revocación de Mandato.

En conclusión, existen más diferencias que coincidencias entre Morena y la oposición por lo que en los próximos días los enfrentamientos y la politización de la reforma continuará.

Te puede interesar: Ignacio Mier pide acelerar discusión de Reforma Electoral