¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

100DíAS

Una izquierda sin dueños

Jonathan Villanueva

El mensaje fue claro. Y desnudó el conflicto que atraviesa con las tribus perredistas…

Y es que el discurso del jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, sobre sus primeros 100 días de gobierno, se enfocó en responder los reclamos de líderes de la izquierda.

Ante un Auditorio Nacional –que no se llenó– el mandatario capitalino reiteró que mantendrá su relación con el Ejecutivo Federal, con los gobiernos estatales y municipales.

Incluso, enfatizó que es un hombre que representa la izquierda, pero una izquierda libre y sin ataduras: “sin dueños”.


Mar 14, 2013
Lectura 4 min

Como si se tratase de una respuesta pendiente tras el cónclave perredista del 6 de marzo, Mancera aclaró que no hay confusión en su ideología

El mensaje fue claro. Y desnudó el conflicto que atraviesa con las tribus perredistas…

Y es que el discurso del jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, sobre sus primeros 100 días de gobierno, se enfocó en responder los reclamos de líderes de la izquierda.

Ante un Auditorio Nacional –que no se llenó– el mandatario capitalino reiteró que mantendrá su relación con el Ejecutivo Federal, con los gobiernos estatales y municipales.

Incluso, enfatizó que es un hombre que representa la izquierda, pero una izquierda libre y sin ataduras: “sin dueños”.

Como si se tratara de la respuesta que dejó pendiente en el cónclave perredista que se registró el pasado 6 de marzo, Miguel Ángel Mancera se concentró en aclarar que no hay confusión en su ideología.

Al evento de sus primeras acciones de gobierno asistieron sus aliados y detractores, quienes permanecieron pasivos ante las declaraciones del inquilino del Antiguo Palacio del Ayuntamiento.

Frente a sus seguidores dijo que quiere dejar huella de una izquierda sin dueño, de una fuerza política inteligente y propositiva que trabaje en favor de la Ciudad de México.

“No tengo confusión entre los valores políticos y mi responsabilidad institucional.

“La izquierda es una forma de independencia, nunca una atadura, que es un símbolo de libertad, y nosotros debemos gobernar con una convicción progresista, sin distingos”.

Inmerso en su papel de gobernante fue enfático en señalar que el rumbo de su administración está claro, que sabe lo que se requiere y que cuenta con la gente y con un equipo firme y sólido para lograrlo.

Su discurso cobra relevancia después de que en la reunión de líderes de la izquierda, tanto René Bejarano como otros dirigentes del PRD, incluido Marcelo Ebrard, reclamaron la simpatía de Mancera con el gobierno de Enrique Peña Nieto.

En esa ocasión, el jefe de gobierno solo aceptó apoyar al PRD, pero en el día 100 de su administración reiteró que el GDF debe dialogar con todas las fuerzas políticas y con todas las autoridades.

 “Yo estoy convencido, debo gobernar por el bien y para el bien de todos y todas ustedes”.

Reporte Indigo publicó en su edición del lunes 11 de marzo un balance de la administración mancerista, que ha sido marcado por los desencuentros con el PRD y su pocas acciones concretadas.

Esta visión fue reafirmada por el mandatario local al lanzar un mensaje duro a las huestes perredistas y al abundar sobre sus proyectos y no sobre las tareas cumplidas.

Entre las propuestas que trabaja su gobierno está la ampliación de la Línea 12 del Metro, la reforma política de la Ciudad de México y un paquete de iniciativas que enviará a la ALDF.

“En estos primeros 100 días, iniciamos con el cumplimiento de lo encomendado por la gente. Para mí, mandatario no es el que manda, sino el que obedece al mandato de la gente.

“Decisiones por Colonia fue entonces el eje de transformación que dio origen a los compromisos primordiales de nuestra acción de gobierno. Estoy firmemente convencido y tengo la plena confianza de hacer realidad las propuestas ciudadanas que escuchamos para transformarlas en políticas públicas”.

Es así como Miguel Ángel Mancera dejó en claro cuál es la relación con los demás actores políticos del país, donde la crisis se centrará con el partido que lo llevó al poder. 


Notas relacionadas
Comentarios