¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

POSTDEBATE

Un futuro incierto para #YoSoy132

Alicia Guzmán

Unos dicen que el movimiento YoSoy132 tendrá una muerte lenta a partir del primero de julio. Otros, sus integrantes incluidos, que llegaron para quedarse.

Y es que a solo 10 días de las elecciones las especulaciones sobre el destino post-electoral del movimiento son diversas. Expertos le auguran un futuro de volatilización y pronta desintegración; otros que se consolidará en un grupo sólido.


Jun 20, 2012
Lectura 3 min

Unos dicen que el movimiento YoSoy132 tendrá una muerte lenta a partir del primero de julio. Otros, sus integrantes incluidos, que llegaron para quedarse.

Y es que a solo 10 días de las elecciones las especulaciones sobre el destino post-electoral del movimiento son diversas. Expertos le auguran un futuro de volatilización y pronta desintegración; otros que se consolidará en un grupo sólido.

Roberto Bermúdez, investigador y psicólogo, opina que el movimiento solo tiene dos opciones: desaparecer sin dejar sombra tras una vida corta; o transformarse en una amplia y estucturada organización social.

Para el académico de la UNAM, sus limitantes son la edad y el fin de sus estudios.

“Son jóvenes y no pueden seguir siéndolo para siempre. Tendrán que pasar a otras formas de participación”, estima Bermúdez en entrevista con Reporte Indigo.

Claro, la perspectiva de los jóvenes es otra.

Sus acciones coordinadas y estratégicas demuestran que sus objetivos van más allá de la coyuntura electoral en la que nacieron.

Y el gol que metieron con el debate del martes pasado, nadie se los niega.

La victoria fue para ellos. A pesar de las dificultades técnicas y la saturación de los servidores de YouTube, dieron un paso que se antoja irreversible en la vida democrática del país.

Y es que el éxito fue sentar a tres de los presidenciables a debatir apenas cinco semanas después de nacer como un movimiento estudiantil consolidado.

Lo que sigue ahora es acomodarse para la elección y a partir de quien resulte ganador, replantear la agenda.

Sabrosa victoria, pero difícil de digerir. El significado del evento es algo que los jóvenes apenas empiezan a asimilar

“No llego a concluir lo que acaba de pasar, a darme cuenta. Sin embargo sé que es un hecho histórico” dijo emocionado Carlos Britto al finalizar el debate.

“Seguimos siendo ingenuos y no nos revolcamos en el hedonismo o el orgullo, nosotros estamos chambeando y esa es nuestra fortaleza, ser hombres de acción”, estimó Efrén Trejo horas antes de que iniciara el debate en la Comisión de Derechos Humanos del DF.

El debate transcurrió con fallas, el sistema se cayó, las quejas inundaron las redes sociales, miles intentaban conectarse y no lo lograban, y otros optaron por las emisiones de radio.

El formato de transmisión por Internet, que coincide con su apuesta de democratizar y liberar la información, demostró que México  carece de la infraestructura tecnológica para soportarlo.

Pero el diálogo se dio, a pesar de las limitaciones. Al finalizar, entre abrazos y porras, el ambiente desbordaba en alegría.

Con pocos recursos, mucha creatividad y entrega “nos hemos mantenido al filo del precipicio, sin comer y sin dormir”, acotó Britto.

“Nos llevamos la lección de que sí se puede (…) con nada más que una voluntad cívica absolutamente firme”, concluyó el estudiante.

Humanizar a políticos

Horas antes del debate y a pesar de no haber convencido al candidato priista de asistir, las expectativas eran altas.

“Estas dinámicas pueden lograr que la imagen que tenemos de los políticos como semi-dioses, se humanice”, aseguró Efrén Trejo, de la comisión de logística. 

El desafío va más allá. YoSoy132 debe revertir la tendencia de otros grupos similares que, si bien marcaron un antes y un después, su expectativa de vida fue más corta de lo esperado.

Comentarios