Enrique Ortega, especialista en imagen y redes sociales, aplaude que las plataformas digitales se utilicen para denunciar abusos cometidos por conductores de Uber, aunque lamenta que cada día estas acusaciones tengan menos impacto debido a que se están volviendo más comunes.

“El gran problema que tenemos en nuestro país es entender que vivimos en un lugar muy violento, sobre todo con las mujeres. 

“En ese contexto el hecho de que la gente denuncie cuando Uber se pasa de vivo o cuando algún chofer actúa de manera delictiva, es lo correcto. Las redes sociales sirven para visibilizar y democratizar, el problema es que nos estamos quedando ahí”
Enrique OrtegaEspecialista en imagen y redes sociales

“El hecho de que una persona denuncie a un chofer cada vez tiene menos fuerza porque cada vez es más común saber de alguna chica que acusa a algún conductor de agredirla. Aunque la publicación tenga muchos retweets y mucha voz, nos estamos mal acostumbrando a eso porque es algo repetitivo. Eso está mal porque entonces estamos normalizando la violencia y ahí es donde se aprovechan esas empresas”, explica.

Ortega opina que seguramente debe de haber muchos casos de abusos más que los que conocemos en redes sociales pero no salen a la luz por la cultura de la no denuncia. También señala que poco conocemos de los acuerdos o acciones que llevan a cabo empresas como Uber para castigar conductas delictivas debido a su hermetismo empresarial.

“Existe esa idea de que de todos modos no se va a hacer nada, esa es la percepción porque las empresas no ofrecen disculpas, no le dan seguimiento al caso públicamente, pero esas compañías sí tienen protocolos para estas acciones, solo que muchas veces la gente no se entera porque principalmente son seguimientos con el chofer, ya sea darlos de baja o bajarlos de categoría.

“Por eso yo recomiendo que empresas como Uber visibilicen sus procesos internos para conocer cuáles son las sanciones de acuerdo al tipo de denuncia que se hace contra esos chóferes. Otro de los problemas es que la empresa solo los da de baja pero pueden migrar a otra plataforma. También por eso insisto en que hace falta mayor unión y comunicación entre quienes brindan estos servicios”, apunta.

Finalmente, el especialista señala que cualquier crisis es una área de oportunidad y recuerda cómo la reciente salida de Beat en México inundó las redes sociales contra Uber.

Sin embargo, advierte que la empresa de transporte privado sigue operando y con todo y sus deficiencias sigue ganando y pareciera que no pasa nada. Aunque tengan mala imagen la gente sigue utilizando su servicio.

“Para estas empresas es sugerible que contraten a especialistas en manejo de crisis porque puede haber otro caso mediático que genere mucha voz y las termine afectando, no pueden dormirse en sus laureles, tienen que implementar acciones para poder operar en un país tan violento como en el que vivimos y no atenerse al olvido de las personas, que es a lo que le están apostando”, concluye.

Te puede interesar:

El termómetro social de Uber

Denuncias a Uber, un problema mundial