El reciente caso de ciberacoso contra el hijo menor del presidente López Obrador sirvió también para evidenciar cómo se orquestan campañas y hasta confrontaciones entre bandos por medio de cuentas automatizadas de redes sociales. Como dan constancia informes realizados a partir de las tendencias que dejó el debate en Twitter.

El Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad de la Universidad Nacional Autónoma de México, publicó el pasado 28 de junio, un estudio en el cual evidencia la estrategia coordinada en torno a las publicaciones de Twitter con las que se buscó atacar al primer mandatario a partir de las tendencias contra su hijo.

La investigación muestra que el objetivo primordial de esta campaña era el de amplificar los mensajes publicados. Por ejemplo, una tendencia nacional sobre la cual se emitieron poco más de dos mil 500 tuits, tuvo un alcance de 36 mil 700 retuits. Con algunas de las cuentas participantes registrando hasta 100 retuits en menos de un minuto.

“Las cuentas más activas y las que realizaron ráfagas para amplificar las narrativas se organizaron en una comunidad, interactuando de manera coordinada. Esto muestra que, además de amplificar y manipular el tráfico en los hashtags, el acoso y su uso político fue orquestado”
Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad

También se detectó que las cuentas que detonaron el acoso impulsaron tendencias para vincular al presidente y su partido con el crimen organizado durante el fin de semana de las pasadas elecciones. Con mil 800 cuentas participando en ambos eventos, las mismas 36 fueron las más activas, con los usuarios @JesuCh86083310 y @Box1Jes encabezando el listado.

Por otro lado, la plataforma LoQueSigue realizó otro estudio mediante el cual encontró que la tendencia contra el hijo de López Obrador se originó desde grupos de chats afines a Felipe Calderón localizados en el Bajío, con más del 30 por ciento de los tuits surgiendo de cuentas bots o de reciente creación, por lo que no se puede catalogar como una tendencia orgánica.

También se hace mención de cómo, tras el reclamo público de López Obrador, funcionarios como el canciller Marcelo Ebrard, gobernantes como Claudia Sheinbaum, dirigentes de Morena como Citlalli Hernández, simpatizantes como Epigmenio Ibarra y hasta el ministro Arturo Zaldívar, salieron en defensa del menor promoviendo la tendencia #ConLosNiñosNo.

Tras esto, fue la llamada #RedAMLO la que se encargó de amplificar la etiqueta promovida por Morena en Twitter. El estudio muestra que “solo 346 de los 1050 mensajes analizados usando el haghtag #ConLosNiñosNo fueron totalmente orgánicos, esto debido a la participación de la red”. Principalmente, por cómo se compartieron los tuits de los funcionarios.

“Ya se sabe qué empresas usan y venden bots, ya se sabe desde hace años de dónde vienen y cómo se financian estas granjas. Tristemente la conversación pública está muy contaminada y pronto será difícil distinguir la realidad de la mentira. Como vemos, están destinadas a destruir personas”, advierte LoQueSigue al concluir su investigación.

También puedes leer:

Mentiras en redes sociales elevan la confrontación política

Mentiras peligrosas en redes sociales