Cuando se inscribe a los niños a la escuela, los padres de familia realizan un estudio individual que los asegure que el plantel elegido es la mejor opción para sus hijos.

Para tomar la decisión, se considera que el plantel tenga la infraestructura adecuada para el aprendizaje, que tenga las asignaturas correctas de acuerdo con su grado escolar, que los maestros estén capacitados de acuerdo con referencias de otros padres o conocidos, que el lugar sea seguro y entre otros aspectos a evaluar.

Sin embargo, considerando que el 40% la primer causa de muerte en México de niños y niñas son los accidentes viales, la organización Liga Peatonal y académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) mapearon los cruces escolares más riesgosos de la Ciudad de México y presentaron el proyecto: ‘Caminito de la escuela’.

‘Caminito de la Escuela’ es un proyecto que busca salvar las vidas de niños menores de 12 años que asisten a Centros de Desarrollo Integral (CENDIs), Preescolares y Primarias a través de herramientas de consulta, que le permitan a los padres conocer qué vialidades de la ciudad son peligrosas y están cercanas a las escuelas de sus hijos.

Gracias a este estudio se pudo determinar que la delegación con más atropellamientos es la Cuauhtémoc (con 22 escuelas ubicadas en cuadrantes con la más alta accidentalidad).

Asimismo, se informó que el 74% de todos los atropellamientos ocurren en un rango de 9 a 200 metros de las escuelas. Además, el 5% de las intersecciones (188) concentran el 20% de atropellados, muertos y lesionados.

“Queremos que las personas que habitamos la ciudad entendamos no sólo que un lugar es peligroso desde un punto de vista de la seguridad vial, sino que además entendamos porqué. Para ello estamos proveyendo de herramientas poderosas de evaluación, es básico entender por qué en un lugar ocurren más accidentes” dijo Aldo González, Coordinador de Planificación y Diseño Urbano de Liga Peatonal.

Mediante estrategias de incidencia y de concientización, el proyecto realiza un ranking de peligrosidad vial de 8343 escuelas de nivel básico de la Ciudad de México, califica el entorno escolar basado en indicadores de condiciones de los peatones y finalmente, a través de un manual de participación ciudadana y campañas publicitarias buscan estrategias para incidir y cambiar un entorno escolar.

Se estima que interviniendo el top 3 de entornos peligrosos por delegación (46 entornos escolares) se cuidaría a más de 17 mil niños, evitando hasta 163 atropellamientos por año.

A la vez que, la interviniendo del entorno más peligroso por delegación (16 entornos escolares) tendría un impacto directo a más de 7 mil niños, evitando hasta 57 atropellamientos por año.

Si deseas consultar el mapa georeferenciado que permite conocer qué tan peligroso es un entorno escolar puedes consultarlo en: www.caminitodelaescuela.org