Después de la polémica que surgió en redes sociales por presuntos actos de discriminación en el restaurante Sonora Grill Prime de Masaryk, la diputada panista, América Rangel Lorenzana, visitó el lugar y aclaró que no fue discriminada pese a su tono de piel; sin embargo, un empleado le hizo una seña obscena.

Lo anterior, luego de la polémica en la que se acusaba que en el restaurante dividen a los clientes dependiendo de su aspecto físico y color de piel, por lo que la diputada local del Partido Acción Nacional (PAN) decidió visitar el lugar.

“Hoy aproveché para comer en Sonora Grill, una empresa mexicana que invierte y genera empleos en el país. (A los proges victimistas les aclaro que soy morena y nadie me discriminó)”, escribió en redes sociales.

Sin embargo, la legisladora no especificó la ubicación ni el lugar que le asignaron en el restaurante; y en la fotografía que compartió se observa a la derecha que un empleado hace una seña obscena.

Hasta el momento, la legisladora del PAN no se ha pronunciado respecto al hecho, aunque en redes sociales ha causado críticas debido a que no mostró empatía y más bien su fotografía evidenció una obscenidad.

Asimismo, a través de Tik Tok una mujer que afirma haber trabajado en la cadena narró su experiencia en otra sucursal.

Aunque Sonora Group ha negado “cualquier práctica racista o de discriminación”, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en Ciudad de México (COPRED) emitió un comunicado este lunes en Twitter, donde afirma que abrió un expediente de queja por conductas de racismo en el restaurante de la alcaldía Miguel Hidalgo.

Además de los comentarios dados a conocer por empleados y exempleados a través de Terror Restaurantes MX, donde se habla de las malas prácticas en el gremio con denuncias anónimas, la usuaria de Tik Tok @sof.otero narró la forma de asignación de mesas en uno de los restaurantes de la cadena.

“¿Hay racismo en Sonora Grill? Pues como exempleada yo creo que sí”, dice en un video, “estoy hablando de mi experiencia, de las indicaciones que me dio una persona y de lo que viví en una sucursal que no es la que está siendo investigada”.

Puedes leer: “Sí hay racismo”: Exempleada de Sonora Grill cuenta su experiencia en el restaurante

A su vez, Sof Otero explicó que ella trabajaba como hostess, es decir, la persona que se encarga de dar la bienvenida al cliente y llevarlo a su mesa.

“Desde el día uno me explicaron que las mesas del balcón estaban reservadas para las personas con la mejor presentación porque son las mesas que se ven desde la calle”, declaró.

Por dicha razón, ella contó que sentaba ahí a las personas “mejor vestidas, más formal”.

“Un día me llamaron la atención: yo senté a una pareja que venía formal, bien arreglada y que me pidió si podían tener buena vista en el balcón, el gerente me dijo que no debí hacer eso porque ellos no cumplían los estándares”, añadió.

“¿Y cuál era la diferencia entre la pareja que yo senté en el balcón y la que el gerente me dijo que sí cumplían los estándares? Pues que quienes yo senté eran morenos y quien me dijo el gerente (que de hecho venían más informales) eran blancos”, concluyó.