"Si nos apegamos a lo que dijo la Corte no podría otorgarse ningún contrato a los particulares"

René Sánchez Galindo

Abogado


Los ciudadanos que promovieron una solicitud a la Corte sobre la consulta popular, ahora podrían promover una acción colectiva contra la reforma 

“La Constitución dice que las materias de ingreso y gastos no son materia de plebiscito y el tema energético es un tema de ingresos”, dijo David Penchyna el 10 de diciembre del año pasado, una semana antes de que la reforma constitucional energética fuera promulgada por Enrique Peña Nieto.

La entrevista de Penchyna con Carmen Aristegui en esa fecha resulta un adelanto, como bola de cristal respecto a lo que resolvió ayer la mayoría del pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: la reforma energética no debe consultarse.

El abogado constitucionalista René Sánchez Galindo, quien ha liderado la batalla legal contra el maíz transgénico con la organización Sin Maíz no hay País, dice que este triunfo de la “táctica Penchyna” puede ser un revés también para las petroleras. 

La Corte aprobó el proyecto de la ministra Margarita Luna Ramos de declarar inconstitucional e improcedente la demanda de consulta popular que promovieron los partidos de la Revolución Democrática y Morena.

La base de la argumentación, explica Galindo, radica en que “toda la reforma es materia de ingresos”, con lo cual no puede someterse a consulta, ya que el artículo 35 constitucional indica que no pueden someterse a consulta popular “los ingresos y gastos del Estado”.

El abogado de Colectivas, A.C. considera que “la Resolución que toma la Corte es adversa a los ciudadanos y las posibles contratistas”, ya que al considerarse la reforma como materia de ingresos “Pemex deberá ganar todos los contratos”.

“Pemex que es el que le aporta ingresos pero no cobra utilidades, porque las que cobra son para el Estado mexicano. 

“Las utilidades de los privados no se convierten en ingresos. Si nos apegamos a lo que dijo la Corte no podría otorgarse ningún contrato a los particulares porque cualquier haría ganar menos que Pemex al Estado”, aseguró.

Los ciudadanos que promovieron una solicitud también a la Corte sobre la consulta popular, de quienes Sánchez Galindo fue consultor, ahora podrían promover una acción colectiva contra la reforma o solicitar amparos contrato por contrato. 

Sánchez Galindo afirma que “Es una corte salomónica, finalmente triunfa la táctica Penchyna, pero les va a salir el tiro por la culata. 

“En este momento ya no hay un argumento de izquierda, es sólo cuestión de cantidades de dinero. Para nosotros, en Morena, la pregunta era más sobre el control del estado sobre los hidrocarburos. Ya que la corte dijo que ingresos permea toda la reforma, toca pelear todos los contratos y Pemex debe ganar todas las licitaciones”, adelanta el también integrante del Consejo Nacional de Morena.