Este miércoles, un Tribunal Federal ratificó el auto de formal prisión dictado en contra de Luis Cárdenas Palomino, mano derecha del ex secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna, por lo que continuará preso en el penal de máxima seguridad del Altiplano.

De esta manera, Luis Cárdenas Palomino permanecerá recluido en el Estado de México mientras enfrenta su proceso por el presunto delito de tortura en agravio de cuatro presuntos secuestradores.

Además, en la sentencia se detalla que existen elementos que hacen presumir que el 27 de abril de 2012, el ex director de Seguridad Regional de la Policía Federal “autorizó” a servidores públicos a su mando “infligir dolores y sufrimientos físicos a las víctimas”.

En ese sentido, las víctimas serían Mario Vallarta Cisneros, su sobrino Sergio Cortez Vallarta y a los hermanos Eduardo y Ricardo Estrada Granados.

Asimismo, el Tribunal Federal señaló que se encuentra fundada la resolución del juez Décimo Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales con sede en el reclusorio Oriente, en la Ciudad de México, quien dictó el auto de formal prisión.

Por eso, el juez de la causa “legalmente sostuvo que en la especie quedó demostrado a título de probable que el justiciable el día y en el lugar de los hechos autorizó a terceros (servidores públicos a su mando) infligir dolores y sufrimientos físicos y psicológicos a las víctimas”.

A su vez, el órgano jurisdiccional resolvió que las pruebas permitieron que resultara apegado a la legalidad que se acreditara a Cárdenas Palomino la probable responsabilidad del delito de tortura.

Lee: Dan de alta a Luis Cárdenas Palomino tras ser hospitalizado por COVID en el Altiplano

“Se encuentra fundado a nivel probable el juicio de reproche en su contra, de modo que resultó apegado a la legalidad que se le declarara probable responsable de la comisión del delito de tortura, previsto en el artículo 5 de la Ley Federal para Prevenir y Sancionar la Tortura, al haberse constatado en su totalidad los elementos del cuerpo del delito atribuido al encausado, se itera, además de su probable responsabilidad en la comisión del mismo, máxime que para el dictado de auto de formal prisión, la ley no exige que se tengan pruebas completamente claras que establezcan de modo indubitable la plena responsabilidad de aquél, sino que requiere únicamente que los datos arrojados por la averiguación previa, sean bastantes para comprobar las categorías procesales” señala el dictamen.

Quienes acusan al ex mando policiaco de ordenar que los torturaran son familiares del presunto líder de dicho grupo delictivo, Israel Vallarta, sujeto a proceso y quien busca ser liberado, ya que denuncia haber sido objeto de violaciones a sus derechos y que para su aprehensión la PF realizó un montaje, en el que también fue involucrada la ciudadana francesa Florence Cassez, quien quedó en libertad porque la Suprema Corte consideró que las autoridades policíacas violaron el debido proceso.

Finalmente, Cárdenas Palomino fue detenido en julio de 2021 en su domicilio de Paseos del Bosque, estado de México, en cumplimiento de una orden de aprehensión girada desde el 24 de septiembre de 2020. Según las investigaciones, los denunciantes del ex mando de la AFI fueron capturados el 27 de abril de 2012 en la Ciudad de México y obligados a declarar que formaban parte de la organización delictiva.