Tres empleados de la empresa Gas Express Nieto, imputada por el caso de la explosión registrada a finales de enero en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, fueron ayer vinculados a proceso. 

El titular del juzgado 37 del sistema penal acusatorio de delitos no graves del Tribunal Superior Judicial del Distrito Federal, Roberto Castellanos Barroso, fincó responsabilidad al encargado de mantenimiento, al gerente operativo de planta y al apoderado legal de la gasera por el delito de daño a la propiedad culposo en agravio del Gobierno del Distrito Federal, con motivo de la explosión.

En la audiencia inicial, los inculpados expresaron al juez su deseo de que sus datos se mantengan en reserva.

El juez dictó medidas cautelares contra el encargado de mantenimiento y del gerente operativo, con una garantía económica por 500 mil pesos cada uno, y deberán presentarse a firmar ante la Unidad de Supervisión de Medidas Cautelares cada 15 días.

En contra de la empresa y su apoderado legal, el juez determinó fijar una garantía económica que asciende a 146 millones 980 mil pesos, que es la suma de los daños al inmueble y a los muebles e instrumental del hospital, medidas que deberán exhibirse en un plazo de 24 horas.