Tres años tuvieron que pasar para que “el elefante reumático”, con el que el presidente Andrés Manuel López Obrador compara al gobierno, comenzara a caminar. 

López Obrador celebrará los tres años de su toma de posesión como el primer presidente de izquierda en México, con su retorno a la principal plaza del país, el Zócalo capitalino, ya que las concentraciones se prohibieron debido a la pandemia por COVID-19. 

Te sugerimos: A tres años, AMLO asegura que el “elefante reumático” que le entregaron ya camina

Mientras en el mundo hay alerta por la nueva variante SARS-CoV-2 denominada Ómicron, el político tabasqueño llama a sus simpatizantes a un mitin en donde no será obligatorio el uso de cubrebocas y sin límite de aforo. 

A mitad de su mandato, en entrevista Reporte Índigo, el senador Germán Martínez Cázares, el analista José Antonio Crespo y el historiador Lorenzo Meyer Cossío coinciden en que los aciertos que ha tenido la autodenominada Cuarta Transformación son los programas del bienestar; el cobro de impuestos a grandes contribuyentes; combate a las empresas fantasmas; y la eliminación de los privilegios. 

Pacificación, el gran pendiente 

Mientras Martínez Cázares y Crespo critican que se están descuidando labores porque los aspirantes —Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum— están en precampaña, Meyer Cossío asegura que es una muestra de que cambiaron las reglas del juego donde no hay tapados ni tapadas: “Están bien destapaditos”. 

Para el senador Germán Martínez Cázares, coordinador del grupo Plural, aunque AMLO llegó a la Presidencia con la bandera de “por el bien de todos primero los pobres”, el mandatario “está quedando a deber” por la violencia. 

De acuerdo con el Coneval, entre 2018 y 2020 aumentó la población en situación de pobreza al pasar de 41.9 a 43.9 por ciento, es decir, pasó de 51.9 a 55.7 millones de personas. 

En ese mismo periodo el porcentaje de la población con carencia por acceso a los servicios de salud se incrementó al pasar 16.2 a 28.2 por ciento, un aumento de 15.6 millones de personas respecto a 2018, al pasar de 20.1 millones a 35.7 millones de personas el año pasado. 

¿Los abrazos y no balazos no están funcionando?

“Se dijo que el presidente (Calderón) le había pegado al avispero con la salida del Ejército a custodiar las calle, pero ahora se le ha pegado a la jaula de los leones y los leones se están saliendo”, acota. 

“Levantarse a las 6:00 de la mañana a contar muertos no es una buena opción”, indica. 

También criticó el “manejo errático y presuntamente criminal” de la estrategia para enfrentar la pandemia en manos del subsecretario Hugo López- Gatell”, así como la iniciativa de reforma eléctrica porque de aprobarse se tendría “un fobaproba eléctrico”. 

El expanista lamenta que el político tabasqueño ya no retoma una palabra que dijo el 1 de julio de 2018, cuando ganó por más de 30 millones de votos. 

“No oigo la palabra reconciliación y eso me preocupa del Andrés Manuel del 2018 al de ahora… Ya no está esa palabra en los discursos ni está en las mañaneras”, afirmó. 

Meyer: AMLO, a toda máquina 

El historiador Lorenzo Meyer Cossío enfatiza que al iniciar el cuarto año de gobierno “veo a Andrés Manuel pero a toda máquina”. 

Y resalta que de acuerdo con encuestas publicadas en medios, la aceptación de López Obrador es de 68 por ciento. 

“No tendrá el apoyo de la mayoría de los mexicanos porque está afectando los intereses creados del pasado, está afectando a la clase media que le revienta que las capas bajas quieran ser también ser participantes, aunque no les pase nada económicamente, la clase media quiere que los sirvientes sigan siendo sirvientes y no me hablen de tú, sino de usted”, argumenta. 

Reconoce que la ola de violencia no baja en el país. 

“Hay menos balazos de parte del Ejército, la Armada y la Guardia Nacional y, en vez de abrazos, es este programa hacia los jóvenes, el de las becas. Quizás fue un mal eslogan ‘abrazos y no balazos’, porque no les da abrazos, lo que hace es tratar de disminuir la importancia para los jóvenes de ser parte del narcotráfico”, dice. 

Justifica que el presidente publicara el acuerdo que determina que las obras son de “interés nacional y de seguridad nacional”. 

“Nadie puede negar que el sistema judicial es una cueva de ladrones, tiene la capacidad de tener los amparos, parar las obras claves del sistema. Lo que está haciendo Andrés Manuel es ganar tiempo”, asegura 

¿El presidente ya echó a andar este elefante reumático (el gobierno y la burocracia)?

“No, el elefante reumático no sé si el siguiente sexenio lo pueda echar a andar”, expresa.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, Nueva Edición (ENOE) del INEGI en el último año dejaron de laborar en el gobierno 378 mil 550 funcionarios.

¿Qué le está faltando a la 4T?

“Un partido”, responde

¿Morena no ha dado el ancho?

-“Pues no, pero es muy joven (el partido)”.

Asegura que falta tiempo a AMLO para que la cuarta transformación se consolide.

‘Se destruyen las instituciones’

José Antonio Crespo, analista político e historiador, alerta que en estos tres años hay una destrucción de las instituciones.

“Las está golpeando, las está sometiendo, las quiere controlar incluso a las que son autónomas (…) No le gusta que le digan que no, no le gusta que le frenen nada” 

En materia económica, manifiesta que el Presidente ha mandado mensajes de que no es confiable invertir en México ya que se pueden cambiar las reglas, como sucede con la iniciativa de la reforma eléctrica. 

Por ello, indica que el balan- ce de estos tres años es negativo ya que tampoco funciona la estrategia en materia de seguridad. 

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2021 del INEGI indica que el año pasado se denunció el 10.1% del total de los delitos y estima que “cifra negra” a nivel nacional fue de 93.3 por ciento. 

El analista político dijo que López Obrador ha fallado en su lucha contra la corrupción, una de sus principales banderas. 

“No hace nada más que hablar, ahorita los únicos casos son Rosario Robles que es una aplicación indebida de la ley, pues iba para una venganza personal… Lo de Lozoya lo manejó muy mal, tanto que Lozoya aportó puras mentiras y apenas está en la cárcel”, afirma.