Un fuga sobre la Avenida del Imán en pedregal de Carrasco en la alcaldía de Coyoacán desató una lluvia de quejas de parte de los capitalinos que criticaron el desperdicio del vital líquido en la Ciudad de México.

Como si fuera un chapoteadero los autos y unidades de transporte público que circulaban por la zona veían como eran salpicados por la tremenda fuga de agua que incluso daba para instalar un lavado de autos.

El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) logró controlar la fuga tres horas después de la primera denuncia en redes sociales sin informar cuántos litros de agua se desperdiciaron durante el incidente.

La CDMX ni el Valle de México están para darse el lujo de desperdiciar el vital líquido luego de el suplicio que sufrieron con los mantenimientos al sistema Cutzamala que dejaron sin servicio a prácticamente toda la capital mexicana y si área conurbada.

Dichas obras afectaron a más de cuatro millones de habitantes de la Ciudad de México y generaron gastos al gobierno y 13 alcaldías locales, así como a 12 municipios del Estado de México, sin contar la polémica generada por la adquisición y colocación de la denominada “K” invertida, que fue un fracaso.

TE PUEDE INTERESAR:

POR MANTENIMIENTO EN CUTZAMALA, LA MITAD DE LA CDMX SE QUEDARÁ SIN AGUA