La empresa Jet Van Car regresó a las andadas con un contrato por otra polémica adjudicación directa.

Luego de mantenerse inhabilitada durante un año por el incumplimiento de un contrato de arrendamiento de automóviles con el Servicio de Protección Federal, la empresa Jet Van Car Rental, propiedad de Cuauhtémoc Velázquez y Teresa López, regresó a las contrataciones públicas.

Te sugerimos: Inhabilitan a Jet Van Car Rental, empresa incumplida que había sido premiada por la 4T

La empresa lo hizo a través de un procedimiento de invitación a cuando menos tres personas, identificado con el número IA-051GYN005-E41-2022, al que únicamente Jet Van Car se presentó.

El fallo del concurso convocado el 2 de marzo de 2022 por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y se dio a conocer el 14 de ese mismo mes.

En este caso, los documentos refieren que el ISSSTE le asignó a Jet Van Car un contrato de dos millones 106 mil 867 pesos por el arrendamiento de 13 vehículos tipo SUV 7, marca Nissan X-Trail, modelo 2019, para el periodo comprendido entre el 15 de marzo y el 31 de diciembre de 2022.

Esta empresa fue señalada por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) por haber tenido procedimientos de sanción en 2020 por un contrato con la Secretaría de la Función Pública.

Esta adjudicación se da a meses de que concluyera el periodo de inhabilitación que le impuso la Secretaría de la Función Pública (SFP), el 25 de enero de 2021, por 12 meses, derivado de una auditoría realizada en 2019 de la que se desprendieron indicios de un probable incumplimiento de contrato.

Días antes de ser inhabilitada, Jet Van obtuvo ocho contratos que juntos suman más de 38 millones de pesos, uno de ellos se lo adjudicó el ISSSTE, por dos millones de pesos, para el arrendamiento de 13 vehículos tipo SUV 7, marca Nissan X-Trail, Sense 3 Row, modelo 2020.

A la invitación restringida que convocó el ISSSTE en 2020 para el ejercicio 2021, IA-051GYN005-E175-2020, se presentaron Jet Van Car y Forza Arrendadora Automotriz SA de CV, ésta última a través de su representante legal César Gerardo Matamoros Vargas, quien también ha fungido como representante de Jet Van Car, lo que puede ser considerado una comparsa o simulación de competencia.

Estas empresas han participado a la par en otros procesos de contratación con el Gobierno federal y gobiernos locales, razón por la que incluso las han descalificado.

Ejemplo de estas descalificaciones son el concurso IA-917015988-E3-2018 convocado por la Secretaría de Administración de Morelos, donde se desechó la propuesta de las dos compañías proveedoras.

“Se observó que el representante legal de la empresa Forza Arrendadora Automotriz, representada por Cesar Gerardo Matamoros Vargas de acuerdo a su anexo 2, firma como representante de la empresa Jet Van Car, lo que crea incertidumbre legal y probable conflicto de interés entre las empresas participantes”, se indica en el referido fallo.

Forza Arrendadora Automotriz se constituyó en octubre de 2009 en Nezahualcóyotl, Estado de México, con Mirna Belem Saavedra Flores y Lorena Anaí Rodríguez Salcedo, como sus accionistas; en octubre de 2013 Matamoros Vargas fue nombrado administrador único de la sociedad.

De acuerdo con la información, hasta 2021, mientras Jet Van estuvo impedida para concursar, Forza logró hacerse de 10 contratos con distintas dependencias federales por 187 millones de pesos.

Jet Van Car ha sido una de las empresas más favorecidas de la última década por diferentes dependencias por todo el país.

En el sexenio de Enrique Peña Nieto, Jet Van obtuvo unos 405 contratos por más de seis mil 500 millones de pesos y en lo que va del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador la administración pública federal le ha otorgado 169 contratos por más de cinco mil 335 millones de pesos.