Las líneas 2 y 3 del Metrorrey son una muestra clara de que un diseño más estético no resuelve los problemas de fondo que presenta este medio de transporte. Este tramo elevado no ha ayudado a solucionar la crisis de movilidad de la Zona Metropolitana de Monterrey, a la vez que presenta serios problemas.

El exgobernador Natividad González Parás, quien impulsó la ampliación de la Línea 2 de Metrorrey, apostó por un modelo de transporte mucho más alto, con columnas menos robustas y un capitel más estético, en comparación con la estructura de la Línea 1 del Metro, la cual también está elevada.

Este primer Metro elevado se inauguró en 1991. Consta de 17 estaciones que corren de la estación San Bernabé a Exposición. Pese a sus más de 30 años de vida, esta línea no ha presentado fallas estructurales hasta el momento.

En 1993 comenzó la construcción de la Línea 2 de Metrorrey, la cual fue inaugurada en 1994, durante el mandato del gobernador Sócrates Rizzo. Esta nueva ruta constaba de seis estaciones, hasta 2007, cuando González Parás buscó su ampliación.

Pese a que el entonces gobernador enfrentó múltiples críticas por parte de urbanistas, debido las diferencias entre el la Línea 1 y el primer tramo de la 2, que es subterráneo, el proyecto siguió adelante como fue planteado.

En octubre de 2007 el exgobernador inauguró una parte de la ampliación de la Línea 2 del Metro. La empresa alemana Siemens, la canadiense Bombardier y la constructora mexicana Garza Ponce, fueron las compañías encargadas de materializarla. En esta primera etapa de ampliación se construyeron las estaciones Regina, Niños Héroes y Universidad.

Un año después, en octubre de 2008, se consumó la segunda fase, sumándose las estaciones Anáhuac, San Nicolás, Santiago Tapia y Sendero.

La ampliación de la Línea 2 del Metro transcurrió entre bloqueos de vecinos inconformes, amparos y hasta falta de permisos municipales, situación derivada de una confrontación política entre el entonces alcalde panista de San Nicolás, Miguel Ángel García y González Parás.

Urbanistas y vecinos coincidían en que este tramo de la Línea 2 del Metro debía ser subterráneo, lo que ocasionó una serie de reclamos al Gobierno de González Parás.

El exgobernador no cedió ante los ciudadanos que mantenían un platón justo donde hoy, 14 años después, se realiza una reparación estructural de este medio de transporte, debido a que esta falla ponía en riesgo la seguridad de los usuarios.

Los problemas detectadaos orillaron a la Secretaría de Movilidad y Planeación Urbana, a cargo de Hernán Villarreal, y al director de Metrorrey, Abraham Vargas, a cerrar seis estaciones de la Línea 2 del Metro.

“Se encontraron que el detallado del armado no cumple con las condiciones y no fue el correcto. Es urgente una reparación de emergencia”, dijo el pasado 5 de noviembre el funcionario de Metrorrey.

El otro ejemplo

El exgobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, impulsó un modelo similar al de Natividad González Parás en la Línea 3 del Metro. En 2013 comenzó la obra de esta ruta que consta de ocho estaciones, distribuidas en 7 kilómetros, partiendo de la zona de Barrio Antiguo hasta el Hospital Metropolitano.

La obra fue proyectada para consumarse en 2015, pero debido a supuestos malos manejos financieros y a accidentes en la construcción, el proyecto se alargó hasta 2021, cuando comenzó la gestión de Samuel García. Casi a la llegada del emecista, comenzaron a surgir las irregularidades que presenta la estructura.

En febrero, Roberto Abraham Vargas Molina, director de Metrorrey, dijo que tras una inspección técnica se detectaron serias fallas debido a trabajos que podían estar mal ejecutados o fuera de especificación y que incluso estas fallas podrían venir desde el proyecto ejecutivo.

“Podemos hablar de fallas en los neoprenos, que se encuentran entre las columnas y las dovelas o también cabezales, que al menos con la evidencia documental que tenemos en los expedientes, están fuera de especificación y tendrán que corregirse”, denunció el funcionario.

Las firmas que habrían realizado malos trabajos, incompletos y fuera de especificación son: Constructora Garza Ponce S.A. de C.V., Alstom Mexicana S.A. de C.V. y Constructora Moyeda S.A. de C.V.

Hernán Villarreal, titular de Movilidad y Planeación Urbana, denunció ante la Fiscalía Anticorrupción las irregularidades halladas en la obra.

Vecinos rechazan Metrorrey elevado

Por su parte, el gobernador Samuel García proyecta continuar con el mismo modelo elevado de este medio de transporte, a pesar de que su administración ha señalado daños estructurales en las líneas 2 y 3 del Metro.

García anunció la construcción de la Línea 5 del Metro en la zona sur del municipio de San Pedro. Y, los vecinos de alrededor de 120 colonias, al igual que los ciudadanos de San Nicolás que en 2007 protestaban para que no fuera elevado, rechazan este modelo.

Los habitantes de San Pedro han planteado a la actual administración explorar otras alternativas, tales como un Metro a nivel de calle, como la Ecovía, o un subterráneo, sin embargo, no han sido escuchados hasta el momento.

Te puede interesar: Van por culpables de falla estructural del Metro