Con recursos públicos del Congreso de la Ciudad de México, la bancada Partido Acción Nacional (PAN) paga sueldos por arriba del promedio nacional a colaboradores que apenas concluyeron el nivel de educación básica.

Según la información consultada por Reporte Índigo, obtenida a través de diversos mecanismos de transparencia, reciben sueldos de 10 mil hasta 50 mil pesos.

Datos del año 2020 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) sobre la ocupación de la población del país muestran que el salario de dichos colaboradores es superior al de la mayoría de los mexicanos.

Hasta el último trimestre del año pasado, había una población económicamente activa de 53 millones 331 mil 429 personas. La mayor parte, 18 millones 257 mil 28, el 34 por ciento, apenas ganaba dos salarios mínimos diarios, es decir, siete mil 333 pesos mensuales.

Además, de acuerdo con la misma fuente, solo tres millones 57 mil 886 habitantes del país, apenas el cinco por ciento del total de la población nacional, gana más de 18 mil pesos al mes.

Por otra parte, estadísticas del Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), que se pueden consultar en su portal electrónico, indican que el ingreso promedio mensual de la población ocupada que cuenta con un grado profesional (licenciatura o posgrado) asciende a 11 mil 549 pesos promedio.

Sueldos altos, poca preparación de trabajadores del PAN

El oficio OM/CT/IL/463/20, emitido por el Legislativo capitalino en respuesta a una solicitud de información tramitada en el Sistema InfomexDF y datos del Portal de Obligaciones de Transparencia (POT) del órgano, revela que ocho trabajadores del Congreso de la Ciudad de México que colaboran con la fracción parlamentaria del PAN ganan más que la mayor parte de los mexicanos pese a no contar con estudios académicos de nivel superior.

La trabajadora del PAN que más gana sin tener estudios profesionales es Amalia González Hernández, quien según los datos consultados solo tiene el nivel educativo básico concluido y percibe una remuneración de 52 mil 80 pesos brutos al mes.

Después, está Manuel Hernández Romero que gana 32 mil 550 pesos bruto al mes y solo tiene la secundaria terminada.

A su vez, David Olvera Hermosillo, tiene el nivel educativo básico terminado y gana 27 mil 124 pesos brutos mensuales.

Por su parte, Gloria Estela Acosta Soto recibe un sueldo bruto mensual de 23 mil 869 pesos aún cuando el Congreso de la capital no tiene en su expediente de contratación documento que certifique que cuenta con un grado de estudios académico terminado.

Además, de acuerdo con el Registro Nacional de Profesionistas (RNP) de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Acosta Soto no tiene cédula profesional.

El ingreso promedio mensual de las personas ocupadas que cuentan con un grado profesional, ya sea licenciatura o posgrado, es de 11 mil 549 pesos promedio

Le sigue Eduardo Barvis Hernández, quien con secundaria trunca, gana 20 mil 940 pesos brutos mensuales.

Mientras que Rebeca García Portilla solo cuenta con el nivel básico terminado pero percibe una remuneración mensual sin deducciones de 15 mil 732 pesos.

Por último, está Delia Crispín Martínez, quien gana 10 mil 410 pesos brutos cada mes pero solo cuenta con el nivel básico educativo acreditado.

Cabe destacar que todos los casos mencionados fueron contratados por el régimen de honorarios y la información está actualizada hasta el último trimestre de 2020.

Por lo anterior, la base de datos consultada y la solicitud de información referida, no detalla qué labores desempeñan o a qué diputado de la fracción parlamentaria del PAN asesoran.

Reglamento permisivo

La ley orgánica y el reglamento interno del Congreso de la Ciudad de México no estipulan ningún requisito para la contratación del personal de honorarios.

Según los documentos, las fracciones parlamentarias pueden contratar a personal por honorarios sin importar su nivel educativo o función a desempeñar. Lo único que estipula el Congreso es que debe ser para “asesoría especializada” el personal contratado por las bancadas legislativas y también deberá apegarse al reglamento interno de cada fracción.

“Grupos o coaliciones podrán contratar asesoría especializada y personal de confianza, de conformidad con los criterios que para tal efecto aprueben en su reglamento interno. Los pagos de honorarios, prestaciones y pasivo laboral de dicho personal se harán con cargo al Congreso de la Ciudad de México”, señala el artículo 27 del Reglamento del Poder Legislativo de la Ciudad de México.

Igualmente, los lineamientos del órgano parlamentario señalan que todos los diputados pueden contratar la asesoría que consideren necesaria.

“Tener acceso a la asignación de la asesoría necesaria y personal de apoyo calificado, para el buen desarrollo de su cargo”, dice el artículo 5 del reglamento del legislativo referente a los derechos de los congresistas.

También puedes leer: Piden en el PAN destitución de López-Gatell