Las trabajadoras del hogar son uno de los grupos más vulnerables y discriminados en el país, por lo que piden al gobierno mexicano la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

De entrar en vigor este convenio, se tendrían que reconocer sus derechos laborales y fomentar medidas que impidan el abuso y la explotación hacia este sector, que es uno de los más vulnerables, según los resultados de la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS) 2017.

En ésta se aplicó un cuestionario con especificidades para las personas trabajadoras del hogar y los resultados arrojaron que es uno de los grupos más afectados por la discriminación estructural, dijo Alexandra Hass, presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Los resultados también indican que este grupo está más sensibilizado sobre sus derechos, pues 6 de cada 10 trabajadoras del hogar considera que no son respetados, señaló hoy Hass en conferencia de prensa.

De acuerdo con la ENADIS, las principales problemáticas que tienen las trabajadoras domésticas son la falta de prestaciones laborales y las malas condiciones laborales.

Marcelina Bautista, del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar, dijo que los pendientes más urgentes con las trabajadoras del hogar son tres: la ratificación del Convenio 189 de la OIT, la reforma al capítulo XIII de la Ley Federal del Trabajo y tener acceso a la seguridad social como el resto de los empleados.

“Aunque las trabajadoras del hogar están más conscientes de que sus derechos son vulnerados, también saben que existe un marco legal que las apoye para hacerlos valer”, agregó.