En Mexico existen trabajadoras del hogar que laboran jornadas superiores a las 12 horas por un total de 150 pesos y sin ningún tipo de prestación, pese a que ya están reconocidos sus derechos ante la ley desde el 2019.

“Yo tengo 15 años como trabajadora del hogar, por el momento no cuento con seguro social, ya que mi trabajo es de entrada por salida en Oaxaca y tengo varios empleadores, en pláticas yo les he dado la información de cómo me pueden registrar para que me den mi seguro.

“Aquí en Oaxaca es muy difícil que nos den por la discriminación que hay todavía hacía nosotras, ya que menos del 1 por ciento está inscrita al seguro social”, dice Laura Violeta Arellanes, coordinadora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) en esa entidad.

CACEH lanzó este mes una campaña llamada #MujeresSustentables que durará todo el mes de marzo y busca reunir 80 mil pesos para crear la primera cooperativa de trabajadoras del hogar en México

Laura explica que en Oaxaca las niñas comienzan a trabajar en labores del hogar desde los 13 o 14 años, muchas son de comunidades indígenas y tienen jornadas de hasta 12 o 13 horas por sueldos de 150 pesos, aunque hay quienes ganan 200 pesos, pero aún así es un salario bajo.

Como una forma de resistencia y para que más personas tengan mejores sueldos y derechos laborales, el CACEH lanzó este mes una campaña de microfinanciación colectiva llamada #MujeresSustentables que durará todo el mes de marzo y busca reunir 80 mil pesos para crear la primera cooperativa de trabajadoras del hogar en México.

Años de lucha de las trabajadoras del hogar

En abril del 2019, el Senado mexicano aprobó el dictamen que reforma las leyes Federal del Trabajo y del Seguro Social para regular este trabajo y reconocer los derechos de quienes se dedican a esta labor.

Además, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) también ratificó el Convenio 189 ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que entró en vigor el pasado 3 de julio del 2021.

Y recientemente, en febrero pasado, en comisiones del Senado se aprobó el dictamen que establece que las personas trabajadoras del hogar se incluyan como sujetas de aseguramiento al régimen obligatorio previsto en la Ley del Seguro Social bajo un esquema simplificado.

Pero a tres años de que se reconocieran los derechos de este sector y de que se implementara en el Seguro Social una prueba piloto, aún se está lejos de que todas cuenten con los beneficios que marca la ley.

Aunque hay más de 2 millones de personas trabajadoras del hogar en México, hasta diciembre de 2021 había afiliadas 41 mil, de las que el 67 por ciento son mujeres y el 33 por ciento hombres, de acuerdo con los datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Llevamos prácticamente 22 años en la lucha por la defensa y sobre todo por este cambio estructural que nos mantuvo invisibles por muchísimos años, pero ahora que cambia la Ley Federal del Trabajo, que se ratificó el Convenio 189, ahora la puesta del plan piloto, que esperemos que sea muy pronto, seguridad obligatoria para las trabajadoras del hogar, es muy relevante para nosotras.

“¿Por qué? Porque ha sido parte de nuestras luchas todo el tiempo, sin embargo, su implementación da mucho de qué desear, las personas empleadoras al no reconocer que su casa es empleo, que ellos son empleadores y que tienen que cumplir lo que marca la Ley, pues es complicado, sobre todo porque estamos inmersos en una cultura del trabajo del hogar y las costumbres entre empleador y trabajadora es muy difícil cambiarlas”, dice Marcelina Bautista, directora de CACEH y futura socia de la cooperativa.

La activista menciona que por esa razón han tenido que ir encontrando herramientas para la defensa de sus derechos y para capacitar a sus compañeras para que conozcan sus derechos y obligaciones, como la cooperativa.

“Que se capaciten y que ofrezcan con su trabajo, logren ganar un mejor salario y lo que vale su trabajo y que también tengan el derecho a un contrato de trabajo, seguridad social obligatoria, un salario que corresponda a las actividades que hacen y entre otros derechos, como el aguinaldo, días de descanso y vacaciones y vamos a seguir trabajando en esto.

“Esta cooperativa busca cambiar la vida de las que la integran, pero también capacitar y colocar a las compañeras que estarán acudiendo para este servicio de capacitación profesional que vamos a implementar”, agrega.

“Es un reto entre nosotras que no nos da miedo, porque ahí vamos a estar para insistir este cambio que se necesita, para lograr un trabajo digno con sus derechos y obligaciones”
Marcelina BautistaDirectora de CACEH y futura socia de la cooperativa

Nueva vida

La Cooperativa para el Desarrollo Integral de las Personas Trabajadoras del Hogar (COODEPTH) fue desarrollada hace más de un año y actualmente se encuentra en una colecta para reunir fondos y que pueda ser presentada el próximo 27 de marzo.

“Somos 24 trabajadoras del hogar que hemos terminado con este proyecto, todas trabajadoras del hogar, todas mujeres por el momento, es un proyecto que va a ser inclusivo porque también van a poder incluirse los hombres que son jardineros y, además, ellos también van a poder pertenecer a la cooperativa”, explica Isela Gutiérrez Torres, vocera de COODEPTH.

Explica que la mayoría de las integrantes ya cuentan con una certificación que se llama EC0561, la cual la emite una organización que se llama Conocer, por medio de la SEP, en la que se indica que el trabajo que se desarrolla ya es más profesional.

“Es un proyecto integral, la cooperativa está muy completa, está buscando el desarrollo emocional, intelectual de las trabajadoras del hogar, ahorita estamos 24 pero es un proyecto para nivel nacional y si se puede internacional”, menciona.

También puedes leer: Afiliación obligatoria al IMSS de trabajadoras del hogar