"Lo único que nos queda es la voz y si nos callamos ahora si que nos fregamos”

Sócrates Campos Lemus

escritor

http://youtu.be/hXGpQJZ2JPQ

El espíritu de provocación y desafío del controvertido Sócrates Campos Lemus, ha llegado a las hojas de su nuevo libro titulado “El 68 visto a los 68”.

El libro, presentado el día de ayer en el Hotel Sheraton Ambassador en el centro de la ciudad de Monterrey, relata la discusión permanente de las ideas, los hechos y las experiencias vividas del autor a 44 años de distancia del movimiento estudiantil que desencadenó la matanza de Tlatelolco.

El objetivo, menciona Sócrates,  además de la memoria histórica es incitar a los jóvenes a reflexionar y analizar las políticas de denuncia.

“Tenemos que marchar, tenemos que salir, tenemos que protestar, tenemos que mandar cartas, tenemos que hablar por teléfono, algo se tiene que hacer”, dijo el exintegrante estudiantil del movimiento del 68 quien estuvo preso por dos años  después mandado al exilio.

Remarcó que ya no existen funcionarios públicos sino políticos que se aprovechan de la función pública para enriquecerse. 

“Necesitamos empezar a ponerles un alto, pero entre todos”, invitó.

Sócrates fue tajante: “Lo único que nos queda es la voz y si nos callamos ahora si que nos fregamos”.

Al evento asistieron intelectuales, amigos cercanos del autor y figuras políticas como el exprocurador de Nuevo León, Luis Carlos Treviño Berchelmann; Pedro Castellanos, dirigente de la universidad Autónoma de Nuevo León, y Ernesto Villareal Landeros.

Este es el primero de cinco tomos, explicó el coautor, José García Sánchez, quien mencionó que el libro de 500 hojas es un diálogo de preguntas y respuestas entre él y Sócrates Campos Lemus.

“Es una reunión de un gran amigo, de un conocido, de un gran colaborador en donde hacemos una intensa entrevista y lo que ustedes van a ver ahí hasta las mentadas de madre y hasta las groserías es porque así estuvieron saliendo a lo largo”, dijo Sócrates.

Entre uno de las temáticas que toca el autor en su libro esta la pérdida a la excelencia académica en las universidades. 

“Antes los funcionarios públicos, los políticos, salían de la universidad, del Politécnico, de la Normal, con una visión social diferente”, señaló. 

Ahora es más fácil

Respecto al movimiento #YoSoy132, Sócrates Campos Lemus  destacó que la diferencia con el 68 fue el objetivo. Ya que este último surgió con un carácter político- electoral que ya terminó.

Sin embargo, recalcó la ventaja que poseen los jóvenes de hoy con la tecnología y los celulares inteligentes para protestar y denunciar con más facilidad los abusos de la autoridad.

“(El movimiento #YoSoy132) demostró a muchos jóvenes y a muchas gentes que este aparatito ahora es terrible”, explicó Sócrates mientras levantaba su celular con la mano. “Ahorita tienen una ventaja mayor, se pueden quitar los balazos”.

Recordó que en sus tiempos para poder comunicarse tenían que pintar los camiones, repartir volantes, ir a las marchas, y a los centros de trabajo, y a los mercados a decir lo que estaban haciendo.