TikTok: Comedia y diversión, con potencial de contenidos

El influencer y tiktoker Jeremy Shepherd, mejor conocido por su personaje “Gringo Man”, expresa que él hace contenido histórico de manera irreverente, porque siempre le ha gustado indagar, sin embargo, reconoce que la red social china es mayoritariamente utilizada de manera banal

El influencer y tiktoker Jeremy Shepherd, expresa que él hace contenido histórico de manera irreverente, reconoce el potencial de TikTok

El influencer y tiktoker Jeremy Shepherd, expresa que él hace contenido histórico de manera irreverente, reconoce el potencial de TikTok

Comparte esta nota

Cuando comenzó la pandemia, Jeremy Shepherd decidió subir videos, fueran groseros, tontos o cómicos a TikTok, él solo lo hacía por el gusto de compartirlos para sus amigos, pero después llegó “Gringo Man”, el personaje efigie que ahora le ha dado millones de seguidores en la red social, y que además usa para exponer los momentos intervencionistas estadounidenses a lo largo de la historia.

A dos años de distancia, Shepherd está buscando dejar su trabajo de tiempo completo, que realiza en casa desde mucho antes de la pandemia redactando materiales y escritos escolares en inglés para jóvenes en China, para dedicarse al cien por ciento a ser influencer, y aunque está consciente de que lo que hace es distinto en TikTok, sabe que la gran mayoría solo entra a la app por el contenido viral y de entretenimiento.

“La gente lo está usando para relajarse y matar el tiempo y no siempre quieren aprender con mis videos, como cuando hice un video de la masacre de los bananeros en Colombia, algunos solo quieren ver a alguien bailando o cayéndose de su silla y es el mismo contenido que ha sido popular desde mucho antes del internet, en Estados Unidos teníamos “America´s funniest home videos”, platica Shepherd en videollamada desde Querétaro.

El programa que refiere el creador de contenido era la versión de primer mundo de lo que después copió Óscar Cadena en México con Sopa de videos o Cámara infraganti, al final del día lo que replica TikTok es eso, sin apelar a contenido trascendente realmente, aunque Shepherd hace su pequeño esfuerzo, que dicho sea de paso, no es remunerado por la app china.

“¡No nos pagan! A ver, deja me acerco el micrófono, ¡TikTok no nos paga NADA!, todos piensan eso: TikTok tiene anuncios, YouTube tiene anuncios, YouTube paga a sus creadores del dinero de los anunciantes y TikTok seguramente hace lo mismo y es falso, completamente falso (…) Tal vez me quitan la palomita de verificado cuando escuchen esto, pero me gusta ser auténtico, me preguntaste directamente y contesto así, si me la quitan, bueno…”, revela sin miedo y entre risas el influencer.

Pese a que Cannes ahorita tiene un convenio con TikTok, Shepherd no tiene contemplado hacer un cortometraje para competir, se sentiría presionado y también reflexiona que seguramente algunos de sus videos han de tener miles de visitas más que algunas películas que se hayan visto en el festival francés, porque no es necesario acudir a un evento físico y elitista al otro lado del mundo y vestirse de etiqueta, solo basta con sacar el teléfono y abrir la red social mientras se espera en la fila del cajero automático.

Tanto Iria Gómez Concheiro como José Antonio Elo, apoyan el que surja esta área de oportunidad entre TikTok y Cannes, la cual aunque seguramente tiene fines económicos, al final del día ayuda a mitigar lo que ha dejado la pandemia.

“Necesitaban lana, recursos para poder financiar el evento, hacerlo crecer y volverse a posicionar como el festival que ha sido, que marca línea a las academias de los países y que de alguna manera tiene esta capacidad de hacernos sentir que estamos viendo un cine muy elegante y de autor”, argumenta la cineasta.

También puedes leer:

Industria filmica dividida entre tradición y plataformas

El orgullo se queda en casa para Pedro Almodóvar

Netflix: va por todo el poder en la premiaciones del Oscar

Salir de la versión móvil