2,100

Millones de pies cúbicos diarios de gas transportará


Ienova ingresó en marzo del año pasado a la Bolsa Mexicana de Valores. La compañía Gasoductos de Chihuahua es una filial en la que la empresa posee el 50 por ciento de las acciones

Petróleos Mexicanos recibe la reforma energética poniendo en marcha la construcción del gasoducto Los Ramones, mientras se acumulan las evidencias de que la participación de que la compañía californiana Sempra existió desde la etapa de planificación del proyecto. 

Sempra Energy, que cotiza ahora en la Bolsa Mexicana de Valores con el nuevo nombre de Ienova, participó en la formulación técnica de la parte que abastecerá el gasoducto desde Estados Unidos, según detectó en 2012 la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Su involucramiento en Los Ramones va ahora de la mano con Pemex, con la cual se asoció por medio de la compañía Gasoductos de Chihuahua. 

Estará presente en las tres fases de construcción del gasoducto, que transportará 2 mil 100 millones de pies cúbicos diarios de gas y debe estar listo para diciembre del próximo año. 

La mesa de trabajo sobre el proyecto Los Ramones, realizada ayer en el Segundo Foro Pemex, organizado por la paraestatal, no hizo eco de esta participación. 

Sempra no estuvo como invitada oficial en el evento y su participación no se mencionó en ningún momento, a pesar de que la mesa de trabajo versaba sobre las ventajas de que Pemex se asocie con privados para proyectos de infraestructura. 

Como voceros del proyecto estuvieron el abogado Jesús Rodríguez Dávalos y José Luis Vitagliano, representante de la compañía Gasoductos de Chihuahua, que construirá la primera fase del gasoducto y la mayor parte de la segunda fase.

Los asesores en EU

El documento con el que Ienova ingresó en marzo del año pasado a la Bolsa Mexicana de Valores estableció claramente que la compañía Gasoductos de Chihuahua es una filial en la que la empresa posee el 50 por ciento de las acciones. 

La otra mitad accionaria es propiedad de Pemex Gas y Petroquímica Básica. 

Este informe oficial detalla que la sociedad con Pemex le representó a Sempra ingresos durante los años 2010, 2011 y 2012. 

En esta sociedad común, Sempra y Pemex opera el Gasoducto San Fernando, el Gasoducto Samalayuca, el Ducto de Gas LP TDF, la Estación Gloria a Dios, la Terminal de Gas LP en Guadalajara y el Proyecto Etanoducto.

En 2011, la compañía con sede en California obtuvo utilidades netas consolidadas sobre esta sociedad por mil 333 millones de pesos. 

Durante ese año iniciaba el proyecto del gasoducto Los Ramones, que se construye ya desde Frontera, en Tamaulipas hasta Apaseo el Alto. En Guanajuato. 

Un informe elaborado por la Auditoría Superior de la Federación meses más tarde explica que el Gasoducto Frontera Norte-Los Ramones-Aguascalientes estaba a cargo de MGI Supply, una filial no paraestatal de Pemex creada en la Ciudad de México en 1993. 

El proyecto, desde entonces, incluía “la asociación con un tercero, el cual deberá tener acceso a los mercados líquidos en el sur de Texas y contar con gasoducto de un diámetro de 36 pulgadas para iniciar operaciones en 2015”.

En ese momento inició la participación de Sempra. La auditoría detectó que MGI Supply había contratado a Gasoductos Servicios, filial de Gasoductos de Chihuahua. 

La causa fue que la propia MGI Supply, al ser una empresa sólo utilizada como vehículo financiero, no contaba con personal propio. 

Los servicios otorgados por la sociedad Sempra-Pemex consistieron en la “asesoría técnica para el desarrollo del proyecto y la elaboración de documentos para los concursos de la ingeniería básica”.

Socios también en México

Estos concursos finalmente también favorecieron a Sempra en México. En enero del año pasado, cuando Emilio Lozoya cumplía dos meses al frente de Pemex, la paraestatal anunció que adjudicaría directamente y sin licitación la primera fase del proyecto, que ya se encuentra en construcción.

Durante la mesa de trabajo celebrada en el Foro Pemex, el abogado Jesús Rodríguez Dávalos, que ha representado jurídicamente a Pemex para el proyecto, anunció que esta primera fase de 116 kilómetros tiene ya liberados el 100 por ciento de los derechos de vía. 

Rodríguez Dávalos es primo político de Jordy Herrera, exsecretario de Energía durante la administración de Felipe Calderón.

La asociación anunciada por Pemex consistió en que su filial no paraestatal TAG Pipelines construiría la primera fase, con un cambio sustancial. 

Anunció que para reducir los plazos de ejecución del proyecto, las acciones de TAG Pipelines pasarían a manos de Gasoductos de Chihuahua, la sociedad entre Sempra y Pemex Gas. 

Con la adjudicación directa en el bolsillo, en noviembre del año pasado los socios consiguieron 490 millones de dólares de financiamiento corporativo estructurado con Bancomer y Bank of Tokio, según confirmó a Reporte Indigo Gerardo Espinosa, Gerente de Comercialización de Pemex Gas. 

Iniciaron los trabajos de la primera etapa, que debe estar en funcionamiento en diciembre de este año con una capacidad de transporte de mil millones de pies cúbicos diarios de gas. 

La segunda etapa, que fue licitada y declarada desierta por Pemex, también incluye una participación mayoritaria de Sempra. 

Después de haber sido declarado desierto, el concurso por el contrato tuvo un viraje cuando se subdividió la segunda fase en dos regiones, nombradas como Ramones II Norte y Ramones II Sur. 

La zona norte tendrá una extensión de 447 kilómetros, que irán de Nuevo León a San Luis Potosí. Será construida por TAG Pipelines y Gasoductos de Chihuahua, es decir, es una sociedad 50-50 entre Pemex y Sempra. 

La zona sur, que abarca 291 kilómetros entre San Luis Potosí y Apaseo el Alto, en Guanajuato, también tendrá la participación de Sempra.

Su construcción será realizada por una sociedad entre la compañía francesa GDF Suez y TAG Pipelines. Esto implica que los socios en esta tercera zona serán los franceses, Pemex y Sempra. 

Para estos tramos, según detallaron durante la mesa de trabajo en el Foro Pemex, se están negociando créditos bancarios, que podrían concretarse con los bancos Santander y PNB Paribas. 

Esta participación reiterada refuerza las dudas de por qué Sempra no estuvo invitada a la conferencia sobre Los Ramones y por qué su intervención en el proyecto se sigue proyectando como indirecta y secundaria.