Científicos bautizaron a un cocodrilo prehistórico que describen como “una de las criaturas marinas más desagradables que hayan habitado la Tierra” en honor del bajista y líder del grupo británico de heavy metal Mötorhead, Lemmy Kilmister.

El Museo de Historia Natural de Londres dijo el miércoles que el fósil del Lemmysuchus obtusidens fue desenterrado en Inglaterra a inicios del siglo XX, pero fue categorizado incorrectamente junto con otros cocodrilos marinos hallados en el área.

Los científicos examinaron de nuevo el espécimen y le dieron una nueva clasificación y su propio nombre científico.

El fósil está en el museo. La curadora Lorna Steel propuso el nombre de Lemmy, que murió en el 2015. Dijo en un comunicado que “nos gustaría pensar que él habría alzado una copa en honor del Lemmysuchus, la criatura más desagradable que se haya visto”.

Lemmysuchus obtusidens vivió hace alrededor de 164 millones de años durante el período Jurásico Medio y fue miembro de un extinto grupo de familiares de cocodrilos marinos llamados teleosaurios.

“Con un cráneo de un metro de largo y una longitud total de 5,8 metros, habría sido uno de los mayores depredadores costeros de su tiempo”, dice la paleontóloga de la Universidad de Edimburgo Michela Johnson, quien ayudó a desentrañar la identidad de Lemmysuchus.
 
Un monstruo marino
Lemmysuchus vivía en aguas poco profundas alrededor de la costa de tierra que se convertiría en la Europa moderna.
 
Su hocico ancho y grandes dientes sin filo evolucionaron para aplastar a presas con caparazones como las tortugas – en contraste con sus parientes cercanos que tenían hocicos más largos y dientes más delgados para la captura de peces.
 
Desorden de huesos
Los paleontólogos pueden tener dificultades para identificar una nueva especie, ya que normalmente trabajan con esqueletos de fósiles incompletos. Esto hace que sea difícil combinar diferentes hallazgos con especies ya conocidas o decidir que han encontrado una nueva especie.
 
La relación exacta entre Lemmysuchus y sus parientes cercanos había sido mal interpretada, ya que los científicos habían asignado previamente erróneamente otros hallazgos fósiles a la misma especie.
 
Los investigadores actuales realizaron una cuidadosa comparación anatómica de todos los huesos y los remitieron al espécimen principal del Museo.