De acuerdo con la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEDE), los delitos electorales son aquellos que ponen en peligro el adecuado desarrollo de la función electoral. Además, atentan contra las características fundamentales del voto: universal, libre, directo, personal, secreto e intransferible.

Un delito electoral puede ser cometido, y por lo tanto sancionado, contra cualquier persona: funcionarios electorales o partidistas, precandidatos, candidatos, servidores públicos, organizadores de campañas y representantes de cultos religiosos.

Estos son los delitos electorales sancionados por la ley

Durante la jornada electoral que se desarrolla este 6 de junio, tanto ciudadanos como funcionarios o representantes de partidos pueden incurrir en delitos electorales. En el caso de los ciudadanos, estos son los delitos castigados por la ley:

Estaría delinquiendo quien vota sin cumplir los requisitos de la ley: estar inscrito en el Registro Federal de Electores y tener credencial para votar o quien vote más de una vez.

Por otro lado, estarán incurriendo en un delito quienes soliciten tu voto a cambio de una paga u otra recompensa; así como retener o recoger tu credencial para votar o quien se haga pasar por funcionario de casilla cuando en realidad no lo es.

Hacer proselitismo o presionar a los electores en las casillas o en el sitio donde se encuentren formados a la espera de emitir su voto.

Obstaculizar o interferir en el desarrollo de las elecciones, el escrutinio y cómputo, así como el ejercicio de los funcionarios electorales; con acciones tales como introducir o sustraer de las urnas una o más boletas electorales o introducir boletas falsas, así como solicitar al elector una declaración firmada sobre su voto.

Solicitar a los electores pruebas o evidencias de que votaron por determinado partido o candidato.
Organizar reuniones o transportar a los votantes para orientar sus sentidos del voto.

Impedir sin motivos legalmente justificados la instalación de una casilla o clausurarla.

Quien publique o difunda por cualquier medio resultados de encuestas o sondeos de opinión entre los ciudadanos, desde los tres días previos a la elección y hasta el cierre oficial de la misma.

Realizar actos de intimidación o que provoquen temor contra el electorado; perturbar el orden o el libre acceso de los electores a las casillas y usurpar el carácter de funcionario de casilla.

Estos son los delitos cometidos por servidores

Coaccionar o amenazar a sus subordinados para participar en eventos proselitistas de precampaña o campaña para que voten o se abstengan de votar por algún partido o candidato.

Condicionar la prestación de servicios, programas gubernamentales, concesiones, permisos, obras públicas, entre otros, a cambio de que los ciudadanos voten o se abstengan de votar por algún partido o candidato.

Quien utilice fondos o bienes de la administración en apoyo a algún candidato o partido político. Esto corresponde al delito de peculado.

Apoyar a candidatos o partidos por sí mismo o a través de sus subordinados; así como solicitarles negar información solicitada por las autoridades electorales.

Para funcionarios electorales

Quienes alteren, sustituyan, destruyan, comercialicen o hagan otro uso ilegal de los documentos del Registro Federal de Electores, el Padrón Electoral o la Lista de Electores.

Quienes no cumplan sus funciones debidamente o se abstengan de hacerlo; así como los que obstruyan el desarrollo normal de la jornada electoral.

Quienes alteren los resultados electorales, sustraigan o destruyan boletas; así como no entreguen o impidan la entrega de materiales electorales a la ciudadanía sin una justificación legal.

También quienes presionen a los electores para votar por algún candidato o partido; o solicitarle que se abstenga de ejercer su voto; así como quienes ordenen el cierre de una casilla o expulsen a los representantes de los partidos.

También delinquen quienes permitan a los ciudadanos votar sin cumplir los requisitos de la ley; así como divulgar noticias falsas en torno al desarrollo de la elección o quienes realicen funciones electorales ilegales.

¿Cómo denunciar?

Para denunciar, la FEDE pone al servicio de la ciudadanía el número 800 8337233 y el sitio web fedenet.org.mx. “Recuerda, ningún superior jerárquico puede condicionar el sentido de tu voto. Si eres víctima o testigo de un delito electoral, denuncia”, pide la Fiscalía.

Para presentar la denuncia, las autoridades solicitarán los datos de la persona que la presenta: su nombre completo, entidad, teléfono, dirección, edad, ocupación y escolaridad; sin embargo, la denuncia también puede ser anónima.

También les pedirán la hora y fecha en que ocurrieron los hechos; así como los nombres de quienes cometieron el delito y, en caso de haberlos, los nombres de los testigos así como una narración clara de cómo ocurrieron los acontecimientos.

Te puede interesar: Tras denuncias, INE ordena retirar campaña del Verde con ‘influencers’