El milenario arte de volver la piel un lienzo revive cada día en la calle de Madero.

La ancestral tradición, que se remonta incluso 12 mil años atrás, adquiere tintes modernos en cada una de las personas que deciden marcar su cuerpo con historias personales que se vuelven públicas al salir de cada tienda de tatuajes.